Nuevos cursos de verano para niños y jóvenes

Revolucionamos el concepto tradicional de los cursos de inglés con una oferta en la que niños y jóvenes de entre 2 y 17 años protagonizan talleres adaptados a su edad: de teatro y música para los más pequeños y de robótica y cine para los sénior. 

En ellos podrán disfrutar desarrollando su pensamiento crítico y habilidades comunicativas. Toda una experiencia ‘British’ para los que quieren mejorar su nivel este verano pero todavía no se atreven a cruzar el charco. Hablamos con nuestro compañero Frank O’Connor, Director del centro del British Council en Somosaguas, para que nos cuente un poco más de esta oferta. 

1.  ¿Cómo ha sido el proceso de renovación de la ofera de cursos?

-En el último año hemos realizado una escucha muy activa de las necesidades, dudas y expectativas que nuestros alumnos y padres tienen respecto al aprendizaje del inglés. Desde hace tiempo, los padres nos vienen diciendo que sería interesante crear un concepto enriquecido: un formato de curso que en el que el inglés deja de ser un fin en sí mismo y se convierte en una herramienta para conseguir objetivos en el aula. Se trata, en definitiva, de sustituir la idea de ‘aprender inglés’ por la de ‘aprender a hacer cosas en inglés’.

2. ¿Es posible convertir una obligación en algo divertido?

-Sin duda. El punto de partida es cambiar precisamente este enfoque. Los nuevos cursos fomentan el aprendizaje activo y los alumnos son el motor. Convertirles en protagonistas de una experiencia que va más allá del inglés, que les permite expresarse en otra lengua con otros niños y jóvenes de su edad es una estrategia muy poderosa para despertar el ‘gusanillo’ por esta lengua.

3. ¿Es posible encontrar un equilibrio entre diversión y aprendizaje?

-Sí, porque el inglés no es un conjunto de reglas y excepciones, sino una herramienta de comunicación y nuestro propósito es buscar nuevas maneras de fomentarla, adaptándonos a los nuevos métodos de enseñanza y a las exigencias del mercado. La base de nuestros cursos es la creación de una experiencia a medida de los alumnos, con los que desarrollan sus habilidades comunicativas y su pensamiento crítico. Así pueden prepararse para responder a nuestro actual mercado académico y laboral, que es altamente competitivo.

4. ¿Cómo se traduce esto en las clases?

-Depende del tipo de curso, la edad, metas y nivel de los alumnos. Los cursos temáticos (25 horas) están pensados para niños y jóvenes con un objetivo muy concreto, ya sea la preparación de exámenes oficiales o nuestra apuesta de realizar una inmersión completa en el inglés con programas como Drama y Story Plus.

5. ¿En qué consisten y en qué se diferencian del resto?

-Con Drama, alumnos a partir de 14 años trabajan en grupo para adaptar un texto teatral y representarlo en la última sesión. Durante el proceso, refuerzan su comprensión lectora y auditiva, su expresión escrita y aprenden trucos para mejorar su fluidez y perder el miedo a hablar en público.  En el programa de Story Plus, partimos de una novela para crear y contar nuevas historias. A través de ellas se potencia el dominio del idioma e incentiva su afición por la lectura, un factor muy ligado al éxito escolar.  

Frank O’Connor, Director del British Council en Somosaguas.
Frank O’Connor, Director del British Council en Somosaguas.

6. ¿Y para los padres y jóvenes que no quieren enfoques tan específicos?

-Para ellos tenemos los cursos de inglés general (100 horas), en los que las ‘píldoras de conocimiento’ se sirven en forma de actividades con las que trabajan todas las destrezas (expresión oral, escrita, comprensión lectora y auditiva). Después, en función de la edad de cada grupo, se pueden materializar en talleres de teatro para los más pequeños (2-9 años), en actividades grupales basadas en vídeos y relatos cortos contemporáneos para los junior (10-13 años), y talleres de cine y teatro con altas dosis de debate para los estudiantes sénior (14-17 años).

7. La palabra ‘debate’ quizás tiene una solemnidad y enfoque muy alejado de las inquietudes de los adolescentes españoles…

-Todo lo contrario. Uno de los mayores y más apasionantes retos de nuestra nueva oferta ha sido la inmersión en los intereses e inquietudes de este grupo de edad para desarrollar una metodología que nos permita seguir en sintonía con ellos.  myVoice es el resultado de ese trabajo:  estimulamos el debate y la participación de los adolescentes sobre temas que les tocan muy de cerca, como la importancia de la imagen personal o los riesgos de la comunicación 3.0.

8. ¿Habéis logrado conectar con ellos? ¿Está funcionando?

-Sí, ha sido una de las mayores satisfacciones de este año: el piloto del programa lleva meses en marcha en nuestro centro de Somosaguas y su buena acogida nos ha animado a incorporarlo en todos los centros de España. Todavía recuerdo una de las primeras sesiones a las que asistí como observador: me impresionó la entrega total y la madurez de los alumnos cuando hablaban de un caso real de acoso escolar y debatían sobre cuál debía ser la respuesta adecuada ante este tipo de situación.

9. Por su duración (25 o 100 horas) y el tiempo que abarcan (entre 1 y 4 semanas) son programas con una carga lectiva ‘potente’…

-Es un buen adjetivo para definirlos porque es precisamente lo que perseguimos con ellos: no entendemos una verdadera experiencia y mejora sin que haya cierta intensidad y duración en todos los planos. Estos cursos son una alternativa para los padres y jóvenes que quieren aprovechar el verano para experimentar e impulsar su manejo del inglés pero que sienten que no es el momento de hacerlo en el extranjero, con la consecuente reducción de costes que supone para ellos.

Muchas gracias Frank por tu tiempo y hablarnos sobre esta nueva oferta que, sin duda, atraerá a muchos jóvenes este verano :-)

Ver también