Viernes, 03 de diciembre de 2021

En el marco del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, el British Council presenta los resultados finales del estudio Time to Act sobre el nivel de conocimiento de los profesionales europeos de las artes respecto a los artistas y audiencias con discapacidad.

  • Se trata del primer estudio transnacional sobre cómo la falta de conocimiento sistemática en el sector cultural genera obstáculos para artistas y audiencias con discapacidad.
  • Esta investigación paneuropea ha contado con la colaboración de profesionales de las artes escénicas de 42 países, entre ellos, España.
  • El estudio revela una falta de conocimiento sobre el trabajo de artistas con discapacidad, la ausencia de personas con discapacidad en paneles de selección y la escasez de estrategias para alcanzar a estas audiencias.
  • El informe también apunta soluciones que pasan por el desarrollo de políticas culturales y una mayor implicación y liderazgo de las instituciones públicas.

Madrid, 03 de diciembre de 2021.- En el marco del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, el British Council, la organización del Reino Unido para las relaciones culturales y las oportunidades educativas, ha dado a conocer los resultados finales del estudio Time to Act: How lack of knowledge in the cultural sector creates barriers for disabled artists and audiences, en el que explora el nivel de conocimiento de los profesionales europeos de las artes escénicas respecto a los artistas y audiencias con discapacidad.

El estudio ha sido elaborado por On the Move, la plataforma de movilidad internacional cultural, por encargo del British Council, que coordina el proyecto Europe Beyond Access, el mayor programa de artes y discapacidad del mundo. Time to Act es, a su vez, el mayor informe sobre artes y discapacidad realizado a escala transnacional entre 42 países europeos, y recoge los resultados de una encuesta online, entrevistas semiestructuradas y la revisión de literatura sobre la materia.

Entre sus principales hallazgos destacan el “pobre” o “muy pobre” conocimiento del trabajo creativo de artistas con discapacidad, por parte del 52% de los profesionales de las artes encuestados. Tan solo un 16% afirma tener un conocimiento “bueno” o “excelente”.

El estudio también revela deficiencias a la hora de presentar el trabajo de los artistas con discapacidad: solo 1 de cada 3 salas culturales o festivales apoyan este tipo de creaciones y el 31% no lleva a cabo una búsqueda activa de nuevos trabajos.

En materia de artes, liderazgo y discapacidad, el 87% de los responsables de artes no involucran a personas con discapacidad en los paneles de selección y los procesos de comisionado de nuevos proyectos y obras.

En cuanto el acceso a las artes para audiencias con discapacidad, menos de la mitad de las instituciones culturales cuentan con una estrategia para llegar a estos públicos. El 33% de los encuestados manifiesta no interactuar con estas audiencias de forma regular y el 81% de los festivales y salas culturales no disponen de una página web accesible.

Frente a la realidad identificada en las encuestas, Time to Act recoge recomendaciones que se pueden llevar a cabo para mejorar el acceso al sector cultural por parte de audiencias y artistas con discapacidad. Entre las medidas destacan: la puesta en marcha de políticas culturales centradas en la discapacidad y el acceso; una mayor interrelación entre comisarios, productores e instituciones de formación para favorecer su concienciación y una mayor diversidad; el desarrollo de guías y herramientas para mejorar la accesibilidad o la búsqueda de una mayor implicación y liderazgo por parte de mecenas y ministerios.

Impacto pandémico, apoyo institucional y movilidad 

El necesario papel que deben jugar las instituciones públicas para abordar el cambio hacia una mayor accesibilidad en el sector cultural es una de las claves señaladas en las entrevistas con representantes de instituciones de 8 países europeos (España, Francia, Polonia, Alemania, Grecia, Serbia e Italia). “La idea de que la danza inclusiva es algo extraño sigue prevaleciendo y, para poder incluir esta disciplina en programas culturales estándar, las autoridades públicas han establecido una cuota. Quizá este no debería ser el sistema, pero actualmente es así”, apuntaba el responsable de una compañía de danza inclusiva y de un festival de artes y discapacidad de España.

En esta línea, el responsable de otra compañía de danza inclusiva de Grecia añadía: “El progreso a largo plazo debe descansar menos en el buen hacer y esfuerzos de organizaciones y personas comprometidas con la discapacidad (…) y más en un cambio estructural auspiciado por las autoridades públicas”.

Otros de los temas abordados es el impacto del coronavirus en cuanto a la disponibilidad de recursos que conduzcan a una mayor accesibilidad: “En nuestra organización apenas hablamos sobre accesibilidad y artistas con discapacidad durante la pandemia”, afirmaba el director artístico de una feria española. Por su parte, el miembro del consejo ejecutivo de un teatro de Portugal concluía: “Combatir la pandemia ha supuesto el consumo de unos recursos ya escasos y el tener que quitar el foco respecto a otras prioridades, como es la accesibilidad”. 

La colaboración internacional a través de programas europeos como modo de intercambio y conocimiento es otra de las claves señaladas por productor y artista polaco: “La movilidad internacional, la circulación de artistas, la difusión del trabajo de artistas con discapacidad a nivel europeo son las únicas fórmulas para combatir su exclusión. Las herramientas existentes a nivel nacional son insuficientes”.

Sobre Europe Beyond Access

El estudio Time to Act forma parte de Europe Beyond Access, el mayor programa de artes y discapacidad del mundo. Financiado por el programa Creative Europe de la Unión Europea, a través de esta iniciativa se brinda apoyo, formación y oportunidades a artistas con discapacidad dentro de la escena teatral y de danza contemporánea.

Los socios fundadores del proyecto son el British Council (que participa en el proyecto a través de sus sedes del Reino Unido y Polonia), el Holland Dance Festival (Holanda), Kampnagel (Alemania), Per.Art (Serbia), Skånes Dansteater (Suecia) y Oriente Occidente (Italia).