Por Colm Boyd

10 agosto 2017 - 15:30

A la mayoría de nosotros no nos gusta hablar de lo maravillosos que somos. Tampoco nos embarga la emoción cuando nos vemos obligados a mostrarnos humildes para responder a alguna pregunta sobre nuestra principal debilidad. Las entrevistas de trabajo, aun las más sencillas, suponen un desafío, todavía mayor cuando tienen lugar en un idioma extranjero. Este artículo aporta algunos puntos que es importante tener en cuenta a la hora de prepararse para una entrevista de trabajo en inglés.  

Paso 1: infórmate sobre la empresa y sobre el inglés que utiliza

Como puede confirmarte cualquier entrevistador, una de las cosas que más saltan a la vista de inmediato es si el candidato se ha informado acerca de la empresa. Esto es aún más importante siempre que la entrevista se realiza en otro idioma, ya que te permite conocer el tipo de vocabulario que necesitarás entender, y quizá utilizar, en esos momentos. Cada compañía habla su propia “jerga”, y prefiere emplear determinadas palabras y expresiones en lugar de otras. Lo que los entrevistadores de una empresa denominan key behaviours puede convertirse en algo así como professional attitudes en otra; una empresa tecnológica emergente se referirá a sus clientes como users, mientras que otra los denominará customers. Con una lectura rápida de las partes más significativas del sitio web de la empresa (y, por supuesto, de la propia oferta de trabajo) descubrirás qué expresiones en inglés prefiere esa organización, y seguramente también te ayudará a dejar sorprendidos a tus entrevistadores cuando consigas entenderlos perfectamente después de que te hayan soltado algún oscuro acrónimo imposible de descifrar.

Paso 2: piensa en cómo explicar tus ejemplos en inglés

A los entrevistadores les encantan las historias personales. Cuando te hagan una pregunta del tipo de “Do you consider yourself a team player?” (“¿Considera que trabaja bien en equipo?”), no desean oír una respuesta imprecisa sobre lo bien que te llevas con todo el mundo, sino un ejemplo de algún momento concreto en que hayas conseguido algo trabajando en equipo. Te ayudará mucho si antes de la entrevista piensas en qué “anécdotas” te gustaría contar y dedicas un tiempo para buscar el vocabulario en inglés que necesites. Evidentemente, es imposible predecir con exactitud qué te van a plantear, pero al menos puedes considerar qué momentos de tu trayectoria profesional te gustaría mencionar. Selecciona aquellos que transmitan una buena imagen de ti, y que sean relevantes para el puesto para el que te presentas. Acude a la entrevista con 5-8 ejemplos claros y, para cada pregunta que te permita ilustrar la respuesta con una historia personal, escoge la más apropiada y cuéntala de forma impecable con el inglés que hayas preparado para ella.

Paso 3: no te pierdas

Con el estrés de una entrevista, es fácil perder el hilo. Si además esta se desarrolla en inglés, resulta más importante que nunca escuchar con atención las preguntas y ofrecer respuestas concisas y relevantes; para poner ejemplos, numerosos sitios web de recursos humanos recomiendan utilizar el método STAR por su utilidad para estructurar las respuestas. Practicando entrevistas en clase con mis alumnos he comprobado que esta fórmula les suele venir muy bien, ya que les permite hablar de conceptos complejos por medio de ejemplos concretos mucho más sencillos de explicar. También les ayuda a concluir, evitando un problema frecuente como es el de dejar al interlocutor esperando a que terminen la respuesta.

Paso 4: practica respuestas a las preguntas típicas de las entrevistas

Por muy abrumadora que pueda resultar una entrevista de trabajo, tampoco es para morirse, no se trata de una operación a corazón abierto. Muchos temas son predecibles, lo que quiere decir que puedes prepararte para contestar a las preguntas más típicas que se plantean en las entrevistas de trabajo en inglés. Naturalmente, los entrevistadores te harán también otras preguntas, pero seguro que no querrás acabar dándote cabezazos contra la pared por haberte quedado en blanco en una de las básicas. Practica respuestas sencillas a las preguntas más evidentes, idealmente utilizando ejemplos y, aún mejor, empleando el método STAR que te recomendábamos en el paso anterior. Este vídeo del British Council podría darte algunas ideas. Y no te limites a practicar las respuestas en tu cabeza: dilas en alto. A menudo me he encontrado con que los alumnos no se dan cuenta de que les falta alguna palabra o expresión esencial sobre un tema concreto hasta que empiezan a hablar sobre él. Si puedes contarle tus respuestas a algún amigo que te escuche, estupendo. De lo contrario, puedes formularlas en voz alta en casa, quizá incluso grabándote con el móvil para escucharte después y revisar la estructura de las frases y la pronunciación.

Paso 5: prepara unas notas

Como complemento a los pasos anteriores, puede ser interesante escribir algunas ideas en papel. Muchas empresas no solo te permiten mirar tus notas durante una entrevista, sino que te animan a ello. Hace poco me comentó un entrevistador que si un candidato acude a la entrevista con unas notas es una buena señal, pues demuestra que tiene mucho interés y que se ha esforzado para intentar conseguir ese puesto. Ayudarte durante la entrevista echando una ojeada a un esquema sencillo que hayas preparado resulta aún más comprensible cuando estás hablando en un idioma distinto a tu lengua materna. Fuera de entrevistas muy informales, en las que puede no ser conveniente, en términos generales ¿por qué no? ¿Qué entrevistador tendría algo que objetar a que utilices unas notas con el fin de realizar la mejor entrevista posible con tu mejor inglés?

Paso 6: piensa en expresiones útiles

Con una búsqueda rápida en Google hallarás numerosas expresiones útiles en inglés para entrevistas de trabajo. Solo tú puedes decidir cuáles resultan adecuadas en tu caso concreto; para estimular tu imaginación, aquí tienes cinco palabras o expresiones que personalmente creo que impresionarán al entrevistador:

Talk somebody through something: este phrasal verb simplemente quiere decir “explicar los detalles de algo”. Los entrevistadores lo utilizan mucho ―por ejemplo, “Can you talk us through your Sales experience?” (“¿Podría explicarnos con detalle su experiencia en el Departamento de Ventas?”)―, pero también puede sonar bien en una respuesta:
Entrevistador: Tell us about a time when you provided good customer service (“Pónganos un ejemplo de un momento concreto en que haya proporcionado un buen servicio al cliente”).
Entrevistado: Ok. I’m going to talk you through an experience that I had when I had just started working as a Project Manager… (“Sí, por supuesto. Les contaré una experiencia que tuve cuando acababa de empezar a trabajar como Director de Proyectos…”).

Liaise with: esta expresión implica trabajar en colaboración con distintas personas o grupos o servir de enlace entre ellos. Es un verbo magnífico para resaltar tus enormes capacidades de comunicación:
“When I was working in the billing department I needed to liaise with the Finance team and our many suppliers” (“Cuando trabajaba en el Departamento de Facturación tenía que actuar como enlace entre el equipo financiero y nuestros numerosos proveedores”).

Background: sin duda, esta es la palabra más apropiada para aludir a tu trayectoria profesional o incluso a tu formación académica. Suele aparecer como parte de la expresión “have a background in…”:
“As you can see from my CV, I have a background in Social Work and I’ve been able to transfer a lot of those skills to the Human Resources sector” (“Como puede ver en mi CV, he estudiado Trabajo Social, y he podido aplicar muchos de estos conocimientos al sector de Recursos Humanos”).

Savvy: este adjetivo indica que posees información a nivel experto en un área determinada y que eres capaz de utilizarla de manera práctica. Habitualmente se coloca detrás de un sustantivo o de un adverbio:
“When I started working in Accounts, I realised that I needed to be really tech-savvy so I did a short course in spreadsheet development” (“Cuando comencé a trabajar en Contabilidad, me di cuenta de que necesitaba unos sólidos conocimientos técnicos, por lo que hice un curso sobre desarrollo de hojas de cálculo”).
“I think a big part of working in Marketing is to be financially-savvy so that you can make the most out of your budget” (“Creo que una buena parte del trabajo de marketing consiste en dominar los aspectos financieros, de modo que puedas sacar el máximo partido a tu presupuesto”).

A good fit: como imaginarás, esta expresión significa, sencillamente, que serías el candidato idóneo para el puesto:
Entrevistador: Why should we hire you? (“¿Por qué deberíamos contratarle?”).
Entrevistado: Well, I think the combination of my personal qualities and my professional background are quite unique and so they’d make me a really good fit for the role (“Bueno, creo que la combinación de mis aptitudes personales y mi trayectoria profesional es realmente excepcional, y por ello sería la persona perfecta para el puesto”).

Para aprender más palabras y expresiones útiles, quizá te interese hacer este curso online gratuito de inglés para el trabajo que te ofrece el British Council.

Dos alumnos de inglés para los negocios hablando en inglés
©

British Council

Paso 7: enfréntate a los nervios

Cualquier profesor con experiencia puede hablarte del efecto de los nervios en el nivel de inglés de los alumnos. Muchos pasan de un 8 en clase a un 5 en el examen oral. Evidentemente, es una cuestión muy importante si vas a presentarte a una entrevista de trabajo en este idioma. ¿Qué puedes hacer? El hecho de haber trabajado los pasos anteriores debería contribuir a reducir esos nervios de alguna manera, e incluso lograr que esperes con impaciencia el momento de la entrevista para poder impresionar a todos con tu extraordinario nivel de inglés. Además de esto, hay otros pequeños trucos que también podrían servirte de ayuda. La noche anterior puedes ver algunos vídeos de HeadSpace, con sencillas pautas para conseguir estar más tranquilo. El día de la entrevista, trata de hablar algo de inglés a modo de calentamiento (idealmente con otra persona, o al menos conversando contigo mismo en la ducha). Y no olvides que un podcast o una música suave también pueden relajarte mientras vas de camino.

Resumiendo: infórmate bien, prepara el vocabulario en inglés que vas a necesitar, explica tus ideas con calma y de forma estructurada. Y no dejes de recordarte que tanto tú como tu inglés sois más que adecuados para el puesto. ¡Buena suerte!

 

Colm Boyd

Es profesor de adultos y jóvenes en el centro del British Council de Barcelona desde 2008. También redacta materiales educativos para editoriales españolas y británicas, además de dirigir su propio blog con recursos sobre inglés como lengua extranjera. Entre sus intereses se encuentran la escritura y todo lo relativo a la música pop, así que…ni se te ocurra retarle en un concurso sobre divas del pop o, ¡perderás seguro!