Por Tracey Chapelton

05 abril 2018 - 17:30

Inglés infantil

Aprender a través del juego

Está demostrado que todos los tipos de juego son esenciales para el aprendizaje y el desarrollo infantil. Pero ¿pueden los niños pequeños aprender inglés mediante el juego? Tina Bruce, experta de fama mundial en primera infancia, afirma que “los niños aprenden de modo integral, y no en forma de compartimentos ordenados y separados” (Bruce, 2015: 25*). Así que la respuesta tiene que ser “sí”: los niños pueden aprender inglés mediante el juego, igual que a través de este aprenden otras muchas cosas.

¿A qué nos referimos con “juego”?

El juego en la etapa de infantil se manifiesta de distintas maneras, muchas de las cuales probablemente os resultarán familiares. Entre esos tipos de juego podemos mencionar:

  1. Juego sensorial: en él los niños usan sus sentidos para descubrir y explorar. El juego sensorial, no siempre muy pulcro, incluye jugar en el arenero, jugar con barro, plastilina, arroz, sal, harina, agua, plumas, telas, pintura…
  2. Juego simbólico: alrededor de los ocho meses los niños empiezan a poner las bases para el pensamiento simbólico, que consiste en utilizar objetos, acciones e ideas para representar otros objetos, acciones e ideas, como fingir que un plátano es un teléfono o que el cesto de la ropa es un coche de carreras.
  3. Juego de imitación / dramático: este tipo de juego es una extensión del juego simbólico. Los niños imitan la vida real poniéndose en el lugar de otra persona, imitando las acciones, las palabras y las situaciones que han observado en su vida diaria. Cuando los niños preparan una merienda con sus muñecos, ositos de peluche o amigos imaginarios, eso es juego de imitación.
  4. Juego constructivo: normalmente consiste en manipular materiales, apilar, construir, dibujar y combinar objetos con alguna función. Cuando vuestro hijo hace una torre de bloques o excava un túnel en el arenero está practicando el juego constructivo.

El juego proporciona un contexto para la comunicación

Mediante el juego los niños aprenden a comunicarse estableciendo relaciones entre lo que están haciendo y las palabras y expresiones vinculadas a esa actividad. Posteriormente serán capaces de aplicar ese vocabulario a distintas experiencias y contextos.

Activación del aprendizaje previo mediante el juego

También el juego permite a los niños activar lo que han aprendido previamente. Si vuestro hijo está aprendiendo una canción sobre la lluvia, por ejemplo, salir a saltar en los charcos después de un chaparrón puede ayudarle a recordar algunas de las palabras relacionadas con ese tema, como rain, raindrops, wet, raincoat, rain boots, umbrella, puddle, ‘Splash! Splosh!’ (lluvia, gotas de lluvia, mojado, impermeable, botas de agua, paraguas, charco, “¡chof, chof!”).

A continuación encontraréis algunas actividades lúdicas que os proporcionarán numerosas oportunidades para comunicaros en inglés en un contexto claro. Los nuevos términos y expresiones que escuche o necesite vuestro hijo mientras realice la actividad le resultarán mucho más sencillos de recordar, ya que están directamente relacionados con una experiencia concreta.

Niño tocándose el ojo y sonriendo

Juegos sensoriales

  •  Llenad con témperas de distintos colores varias bolsas de congelación transparentes con autocierre y dejad que vuestro hijo juegue a aplastarlas. Practicad los nombres de los colores en inglés cada vez que coja una bolsa (blue, red, yellow [azul, rojo, amarillo]). Poned dos colores distintos en una bolsa para ver qué ocurre y hablad de los nuevos colores (green, orange, purple [verde, naranja, morado]).
  • Preparad una “bolsa sensorial” mezclando harina, agua y colorante alimentario y rellenando con este preparado una bolsa de congelación con autocierre. Vuestro hijo tendrá diversión para rato dibujando en la bolsa formas de las que podéis hablar en inglés (triangle, square, circle, star  [triángulo, cuadrado, círculo, estrella]), o practicando la escritura de letras y números, que también podéis nombrar en inglés.
  • Fabricad plastilina casera con vuestro hijo, llamando a los ingredientes por su nombre  en inglés: flour, oil, water, salt (harina, aceite, agua, sal). Usad igualmente los términos de cocina necesarios en inglés, como pour, mix, add, stir (verter, mezclar, añadir, remover). Podéis seguir esta receta súper fácil de plastilina casera. Cuando esté lista, vuestro hijo la puede extender, enrollar, aplastar, apretar (flatten, roll, squish, pinch), usar moldes para hacer formas con ella (mould it into shapes) o trabajarla para hacer personajes de cuento o animales, describiendo las partes que los componen, como head, arms, legs, body, hair, face, wings, tail (cabeza, brazos, piernas, cuerpo, pelo, cara, alas, cola).
  • Jugad con vuestro hijo en el arenero y aludid al cubo, pala, rastrillo, conchas y piedras que esté empleando (bucket, spade, rake, shells, stones), preguntadle si está haciendo un castillo, una torre o una carretera (castle, tower, road) y cómo son las texturas y el estado de la arena: húmeda, seca, líquida, aterronada (wet, dry, runny, lumpy).

Juegos de imitación

  • Sacad la caja de los disfraces y pasad revista a las distintas prendas y accesorios: dress, skirt, shirt, trousers, leggings, boots, shoes, cape, crown, sword, belt, buttons, collar, sleeve (vestido, falda, camisa, pantalones, mallas, botas, zapatos, capa, corona, espada, cinturón, botones, cuello, manga). También podéis repasar las partes del cuerpo mientras ayudáis a vuestro hijo a ponerse su disfraz preferido: Put your right arm in this sleeve, now your left arm. Put the boots on your feet. Put the belt around your waist, and the cape around your neck (Mete el brazo derecho por esta manga. Ahora vamos con el brazo izquierdo. Mete los pies en las botas. Ponte el cinturón en la cintura, y la capa atada al cuello).
  • Haced como que vais a comer en el campo (having a picnic), utilizando alimentos y utensilios imaginarios o de juguete. Esto os dará la oportunidad de hablar de la comida y la bebida (sandwich, cake, juice, apple [sándwich, tarta, zumo, manzana], los cubiertos y la vajilla (plate, spoon, cup [plato, cuchara, taza]). Si en vez de un pícnic queréis preparar una merienda (tea party), podéis inspiraros con esta merienda de cumpleaños y descargaros algunas frases útiles para una merienda en el sitio web de LearnEnglish Kids del British Council.
  • Dejad que vuestro hijo tome la iniciativa, a ver qué se le ocurre. La imaginación de los niños suele ser mucho más viva que la nuestra, y lo que a nosotros nos parece solo una caja vieja puede convertirse de repente en un cohete rumbo al espacio. Si efectivamente vuestro hijo os lleva de viaje espacial podéis hablarle en inglés de los astros más importantes: the Sun (el Sol); the Moon (la Luna); the planets: Mercury, Venus, Earth, Mars, Jupiter, Saturn, Uranus, Neptune (los planetas: Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno) y the stars (las estrellas).
  • Construid una fortaleza (fortress) con objetos de la casa, e id diciendo los nombres de estos: pillows, blanket, towel, cushion (almohadas, manta, toalla, cojín); aludid también a las partes de la fortaleza: door, window, roof, moat (puerta, ventana, tejado, foso). Esto también es juego constructivo, que desarrolla la capacidad de pensamiento crítico y de comunicación de vuestro hijo.

Juegos con el idioma

Antes de ser conscientes de cómo suenan las letras y de los sonidos que forman cada palabra, los niños tienen que descubrir los sonidos de su entorno cotidiano. Las onomatopeyas son fabulosas para jugar con estos, así como para experimentar con los complicados fonemas ingleses, y ¿qué mejor manera que mediante el juego?

Ayudad a vuestro hijo a montar una granja con sus juguetes, sus bloques de construcción y otros objetos que tengáis por casa, y comprobad lo divertido que es practicar esos sonidos ingleses que no existen en español: el “moo” de una vaca os dará pie para practicar el sonido de la “u” larga; con el “baa” de la oveja podéis fijaros en la “a” larga, frente a la “a” corta del “quack” del pato; gracias al “tweet, tweet” de un pajarito veréis la “i” larga”; con el “swish” que hace la hierba alta al pasear por ella o el “swoosh” del viento podréis practicar el sonido de la “sh”; mediante el “zzzzzzzz” de la abeja emitiréis el sonido silbante de la “z”, y el “vroom” del tractor os servirá para mostrar el sonido de la “v” (que en inglés se pronuncia situando los dientes superiores sobre el labio inferior).

Observad a vuestro hijo mientras juega

Tomad nota mentalmente de cualquier palabra o expresión en inglés que oigáis que vuestro hijo utiliza de forma espontánea mientras juega con sus juguetes o se disfraza. Si, por ejemplo, ha estado aprendiendo los animales de la selva en la clase de inglés de la guarde o del cole, es posible que emplee alguno de esos nombres cuando juegue a los animales de la selva en casa. ¡No olvidéis contárselo a su profe, para quien será un placer oír que durante el juego libre en casa está poniendo en práctica lo aprendido en el aula!

Cuando jugáis con vuestro hijo estáis entrando en su mundo, y si de vez en cuando lo hacéis en inglés entenderá que comunicarse en esta lengua es sencillamente otra forma de hablar de las cosas que le importan.

Si esta entrada de nuestro blog os ha parecido interesante, podéis completarla con este artículo sobre cómo aprenden idiomas los niños.

---

*Bruce, Tina, 2015. Early Childhood Education (5th Edition), Hodder Education.

Tracey Chapelton

Es profesora en el British Council desde 2001 y lleva 12 años trabajando en el centro de Villaviciosa de Odón. También es formadora de profesores y redacta materiales educativos para infantil y primaria. Además, es educadora principal en el curso online del British Council ‘Inglés en infantil’. Le fascinan los idiomas y cómo los aprendemos, sobre todo los niños pequeños. En su tiempo libre disfruta viajando.

También te puede interesar...