Por Eleanor Murphy

07 septiembre 2017 - 13:29

Niña sonriendo

La música infantil en inglés, en forma de rimas y canciones, permite que los niños en edad preescolar aprendan el idioma en un ambiente natural, cómodo y entretenido, y les anima a producir sus primeros sonidos de un modo positivo y espontáneo.

Escuchar rimas y canciones inglesas puede ayudarles a mejorar su pronunciación y proporcionarles un modelo claro del acento, el ritmo y la entonación de las frases.

Además de un instrumento fantástico para el aprendizaje del inglés, escuchar o hacer música es una actividad social extraordinaria, y puede obrar milagros con la confianza y autoestima de los pequeños en un momento en que empiezan a cantar a todo pulmón sus propias canciones y a explorar su capacidad para expresarse.

Hoy os ofrecemos cinco claves que os ayudarán a utilizar la música en inglés con vuestro hijo, tanto en casa como cuando os encontréis fuera.

Un ambiente musical

Poned música a las distintas partes del día. Con una canción, las tareas más tediosas os resultarán mucho más divertidas y atractivas. ¿Por qué no probáis a cantar en inglés Clean Up (¡A ordenar!) mientras recogéis juntos los juguetes? El uso habitual de la música no solo ayuda a hacer más agradables las obligaciones cotidianas, sino que puede ser muy útil para marcar los distintos momentos o las rutinas del día.

Con The Bath Song (La canción del baño) o alguna música tranquila a la hora de acostarse indicaréis a vuestro hijo que el día toca a su fin, y le ayudaréis a prepararse, por ejemplo, para escuchar el cuento de antes de irse a dormir. En este blog también encontraréis recomendaciones de libros y cuentos en inglés para niños.

Aparte de para calmar, la música infantil en inglés puede servir para cambiar de humor o para animar. ¿Qué tal si al empezar la mañana ponéis alguna pieza musical, entonáis una canción para contar, coreáis algún lema o simplemente recordáis con un poco de ritmo que es la hora de levantarse? Seguro que incitará a vuestros pequeños lirones a asomar la cabecita y salir de la cama.

¿Y si pataleáis al son de Count and Move (Cuenta y muévete) para empezar de una manera dinámica vuestra mañana en familia?

¡A mover el cuerpo!

Bailar como si nadie estuviera mirando es uno de esos pequeños placeres que ofrece la vida tanto a adultos como a niños, así que aprovechad la oportunidad y ¡poneos en marcha! El baile hace que uno se sienta mejor, y el movimiento y la expresión física no solo entretienen y divierten, sino que constituyen una parte importante del desarrollo de los más pequeños.

Los gestos con los que se acompañan las rimas o canciones pueden ayudar a entender su significado. Al realizarlos, los niños tienen ocasión de moverse (y de aprender las partes del cuerpo), y gracias al baile desarrollan la motricidad gruesa, la coordinación y el equilibrio. ¡Fortaleced los músculos y demostrad vuestra capacidad con la lengua inglesa al ritmo de The Hokey Cokey (El Hokey Cokey) o Heads, Shoulders, Knees and Toes (Cabeza, hombros, rodillas y pies)!

También la motricidad fina y la preescritura se pueden trabajar mediante los movimientos con las manos con que se representan muchas canciones infantiles en inglés. ¿Os apetece escenificar con vuestro hijo Incy Wincy Spider (La araña Incy Wincy) o Twinkle Twinkle Little Star (Brilla, brilla, estrellita)?

musica en inglés para niños de infantil

Cantad en alto

Cantar en alto es un modo estupendo de ejercitar los labios, la lengua y el oído, y al hacerlo juntos los niños experimentan un fuerte sentimiento de pertenencia, además de divertirse a rabiar.

Si cantáis a vuestro hijo en inglés le estaréis aportando un modelo fabuloso, y le servirá de estímulo para participar. No os preocupéis si no tenéis una voz angelical; sé por experiencia que los niños pequeños son un público de lo más agradecido.

A medida que vaya aumentando su confianza en relación con la música, podéis invitarle a interpretar una canción sencilla en inglés en alguna pequeña reunión familiar. En el caso de que le dé mucha vergüenza, existe también la opción de grabar y mostrarle después su actuación. ¡Seguro que le encantará y se sentirá de lo más orgulloso!  

En nuestro blog descubriréis algunas otras ideas sobre canciones infantiles en inglés, con sus gestos correspondientes.

Tocad y jugad

Tocar instrumentos musicales y crear sonidos con vuestro hijo puede ser una experiencia multisensorial tanto para él como para vosotros. Gracias a la exploración musical manipulativa en forma de juego desarrollará su oído para la música y su capacidad de comprensión auditiva, además de la coordinación ojo-mano y el sentido del ritmo.

¿Qué tal si intentáis fabricar vuestros propios instrumentos musicales en casa? Los de percusión, como estas maracas, no son difíciles y pueden brindaros un buen punto de partida. Buscad entre el material que tengáis para reciclar y encontraréis algún envase adecuado, como una botella de plástico o un táper viejo, antes de pasar a decidir qué vais a meter en él: pasta, arroz, judías, garbanzos, etc. Si además le pedís a vuestro hijo que os ayude a cogerlos uno a uno y a introducirlos en el recipiente, estaréis potenciando de maravilla su motricidad fina. Cerradlo bien para que no se salga nada y… ¡a agitar!

Mirad a Sam y Pam cantando Shakey Shakey, aprended las palabras con ellos, cantad la canción y ¡moveos juntos al compás!

¿Queréis saber cómo fabricar vuestros propios instrumentos musicales caseros? No tenéis más que entrar en LearnEnglish Kids.

Utilizad accesorios

Si añadís elementos visuales, marionetas u otros accesorios atractivos mientras escucháis una canción, a vuestro hijo le será más fácil entender de qué va, así como aprender y memorizar el vocabulario nuevo.

Por otra parte… ¡a las marionetas les encanta aprender! Cuando vuestro hijo esté más seguro y conozca mejor unas cuantas rimas y canciones en inglés, ¿por qué no introducís un títere angloparlante en las sesiones musicales? Los niños disfrutan de lo lindo representando el papel de profe y, como he podido comprobar, si el muñeco se confunde con alguna palabra, los peques están siempre dispuestos a enseñarle a decirla bien. Podéis hacer una marioneta de mano con un calcetín viejo y unos botones a modo de ojos. O, si lo preferís, podéis inspiraros con este otro modelo

Para presentar las palabras nuevas que contenga la letra podéis emplear elementos visuales en forma de flashcards o tarjetas de aprendizaje como las que podéis descargar aquí, u otras que diseñéis vosotros si tenéis ganas de dar rienda suelta a vuestra creatividad. Si dejáis que los niños jueguen con las tarjetas cuando quieran, les resultará más sencillo empezar a recordar las canciones por su cuenta, al asociar cada imagen a su canción.

Incluir música infantil en inglés y rimas en vuestra rutina diaria es un modo sensacional de complementar el aprendizaje de esta lengua y, al mismo tiempo, resulta beneficioso para las principales áreas de desarrollo infantil. Encontraréis más ideas, ejemplos concretos de rimas infantiles en inglés y actividades que podéis realizar con ellas en Cómo usar rimas para mejorar el inglés de los niños.    

Eleanor Murphy

Eleanor ha trabajado en educación primaria desde 2011, tanto en España como en Reino Unido. Imparte clases de preescolar y primaria en el centro del British Council en Barcelona, labor que complementa con la de ser examinadora. Junto con su amor por la escritura, en su tiempo libre disfruta leyendo, tomando ingentes cantidades de té y explorando las playas más bonitas de Cataluña y más allá.

También te puede interesar...