Por Sheona Smith

25 abril 2017 - 16:43

A muchos nos preocupa el nivel de inglés de nuestros hijos y si lo que aprenden en el colegio o en clases extraescolares es suficiente para proporcionarles más oportunidades para el futuro. Lo que a veces se nos olvida es todo lo que nosotros, como padres, podemos hacer en casa. Hay recursos como las rimas en inglés y actividades como la realización de rutinas, sencillas de llevar a la práctica en nuestra vida cotidiana, que pueden convertirse fácilmente en una parte divertida de nuestra vida familiar en inglés.

Rutinas

Vamos a pensar en rutinas básicas. Buena parte de la vida de nuestros hijos se compone de actividades estructuradas en las que tendemos a repetir frases concretas cuando les pedimos que hagan algo. Por ejemplo, conseguir que los niños se laven las manos antes de sentarse a comer puede ser complicado, así que ¿qué tal si lo convertimos en una canción o le ponemos un ritmo que marque la rutina, les enseñe unas cuantas frases importantes en inglés y logre que hagan esa tarea sin llorar?

Now it's time to wash our hands, wash our hands!

Now it's time to wash our hands and come to lunch! 

Se puede aplicar a recoger su habitación, lavarse los dientes, ¡e incluso comer verdura!

Canciones y rimas en inglés 

Aparte de palabras sueltas y frases útiles, queremos que a nuestros niños y jóvenes se les entienda bien cuando hablan en inglés, y para eso no hay nada mejor que practicar, y mucho. Los hablantes nativos de inglés van creciendo rodeados de canciones y rimas en inglés que les ayudan a aprender los sonidos concretos y la entonación, y a saber dónde recae el acento en cada palabra y en el conjunto de la frase. Todos estos son elementos importantes para una buena pronunciación, así que seguir su ejemplo es una buena manera de ayudar a nuestros hijos. 

Las canciones y las rimas en inglés tienen que ser divertidas y atractivas, y si incluyen algún elemento físico para ayudar a los niños a recordar las palabras, todavía mejor. Este es un ejemplo de rima que utiliza las manzanas como excusa para inculcar la importancia de compartir con los demás:

Two big apples

Under a tree.

One is for you

And one’s for me.

Una canción muy popular que quizá conozcáis ya es Pat-a-cake [Hazme un pastel], que va acompañada de un juego de palmas:

Pat-a-cake, Pat-a-cake 

Baker's man

Bake me a cake as fast as you can

Pat it, and prick it and mark it with 'B'

Put it in the oven for Baby and me.

Mientras cantáis la canción vas dando palmas con tus manos y con las de tu hijo: primero cada uno dais una palmada y luego chocáis las palmas uno contra el otro. ¡A los niños les encantará en cuanto le pillen el tranquillo!

Cuando analizamos algunos de los sonidos de la canción vemos que los niños aprenden a diferenciar las consonantes /b/ y /p/, que pueden resultar difíciles para algunos estudiantes de inglés, incluso mayores. También está la pronunciación de “bake” y “cake”, que los niños aprenden de forma intuitiva porque actúan como rimas en inglés, y que les lleva a pronunciar mejor palabras similares como “make”, “take”…

El desafío de los trabalenguas

A los niños les encantan los trabalenguas, y son capaces de pasar horas tratando de ser el que mejor los dice compitiendo con papá, mamá y los hermanos. ¡Qué mejor manera de conseguir que aprendan inglés sin darse cuenta! Convertirlo en un desafío semanal a la hora de la cena puede resultar divertidísimo, y es un modo estupendo de ayudarles a sentirse seguros de sí mismos al hablar, así como de que practiquen su capacidad de comprensión auditiva, mientras esperan a que seáis vosotros los que cometéis un error. Si no os sentís seguros, podéis descargaros y emplear archivos de audio en vez de decirlos vosotros.

Un trabalenguas muy popular para practicar la pronunciación de los sonidos /sh/ y /s/ es: She sells seashells [Ella vende conchas]. Podéis completar esta actividad pidiendo a vuestro hijo que haga un dibujo que represente lo que dice el trabalenguas.

También hay trabalenguas que incluyen rimas en inglés, lo que los convierten en una actividad doblemente divertida:

Acker Backer, Soda Cracker, Acker Backer Boo!

Acker Backer, Soda Cracker

Out goes YOU!

Tarjetas de aprendizaje o flashcards

A lo mejor pensáis que no tenéis tiempo para imprimir y recortar tarjetas de aprendizaje pero, de hecho, son tan versátiles y pueden utilizarse para tantas actividades que realmente merece la pena dedicarles ese rato. Disponer de unos cuantos lotes temáticos de tarjetas para utilizar mientras preparáis la cena o en un día de lluvia es un buen modo de ayudar a vuestros hijos a estudiar para su próximo examen de inglés y de emplear tiempo de calidad con ellos.

Nuestra primera propuesta es el tradicional juego de hacer parejas, usando las tarjetas como juego de memoria y turnándoos con vuestro hijo para levantar una tarjeta mientras tratáis de recordar dónde está su compañera. Es importante que cuando vuestro hijo dé la vuelta a cada tarjeta diga qué es lo que ve. Podéis incrementar la dificultad utilizando palabras que riman o combinaciones de palabras e imágenes para que aprenda a reconocerlas, lo que a su vez le ayudará con la ortografía. Si tenéis hijos mayores, animadles a unirse al juego: es una forma ideal de repasar y reforzar el inglés de todos.

Otra forma menos tradicional de jugar con las tarjetas es pegar sobre una mesa con un poco de Blu Tack o de celo varias tarjetas de distintos temas, combinándolas: por ejemplo, 4 tarjetas de animales, 4 relacionadas con el tiempo, 4 de ropa y calzado, etc. Con un dado y unas fichas se convertirá en la versión inglesa del juego de la oca. A medida que vuestro hijo vaya progresando podéis añadir tarjetas como “Miss a turn” [“Un turno sin jugar”], “Go back 2 spaces” [“Retrocede 2 casillas”], etc. Además de practicar el vocabulario de las tarjetas, los niños se van habituando al léxico típico de los juegos, como “It's my turn” [“Me toca”], “You're next” [“Te toca a ti”], “Can I have the dice please?” [“¿Me pasas el dado, por favor?”]. Lo bueno es que también pueden jugar con otros niños y terminar el juego colocando las tarjetas en el montón correspondiente a cada tema.

En esta página podéis encontrar muchas tarjetas para escoger, ya hechas.

Cuentos

Las vidas de los niños no serían como son sin los cuentos. Además, constituyen una fuente de vocabulario. Los expertos afirman que los seres humanos disponemos de un arsenal de frases a nuestro alcance que utilizamos sin pensar y, en lo que se refiere a frases útiles, los cuentos son una mina de oro.

Un ejemplo sería el cuento clásico What's the time, Mr Wolf? Ya el título brinda un buen ejemplo de frase útil, pero según avanzamos por la historia podemos encontrar otras como It's dinner time [Es hora de cenar], It's time for lunch [Es hora de comer], It's time to lay the table [Es hora de poner la mesa], It's 5 o'clock! [¡Son las cinco!], etc. Son ejemplos magníficos que podéis incorporar a los hábitos cotidianos de vuestro hijo con el fin de ayudarle a usar el inglés de forma natural y divertida. 

El cofre del tesoro inglés

Puede merecer la pena guardar todos estos cuentos, tarjetas, rimas en inglés y juegos en un lugar especial, un “cofre del tesoro inglés”. Con él, cuando los niños vayan ganando confianza, querrán jugar por su cuenta, y el hecho de tener todo lo necesario en un sitio especial les animará a jugar de forma espontánea utilizando el inglés que han aprendido con vosotros y en clase. ¡Os sorprenderá comprobar cuánto asimilan en estas actividades!

No cabe duda de que dedicar algo de tiempo a practicar algunos juegos y rutinas divertidas en casa tiene una enorme importancia para aumentar la confianza y los conocimientos de inglés de nuestros hijos.

Sheona Smith

Es profesora y formadora de profesores en el centro del British Council en Palma de Mallorca, donde trabaja desde 2008. Le gusta su trabajo porque le permite conocer a alumnos con diferentes perfiles y edades. También es examinadora de Cambridge y una gran admiradora de la enseñanza y el aprendizaje online. Además, ejerce como moderadora de los cursos de la web TeachingEnglish desde 2011. En su tiempo libre disfruta leyendo y haciendo excursiones por la montaña con su familia.

También te puede interesar...