Por Cath McLellan

05 octubre 2018 - 10:01

A male student learning from a mobile app

Cuando ya llevaba unos cuantos años viviendo en España, me resultaba frustrante no ser capaz de entender todo lo que me decía la gente, o de seguir con facilidad los programas matinales de cotilleo en la tele… si bien, con el tiempo, me he enterado de que realmente tampoco tienen mucho sentido para nadie. En cualquier caso, me fastidiaba pensar que todavía no entendía todo lo que yo quería, aunque ya dominara el español. De igual modo, es muy normal alcanzar un nivel avanzado de inglés y seguir considerando que el listening del C1 es difícil.

En este nivel, el alumno debería ser capaz de “comprender discursos extensos incluso cuando no están estructurados con claridad y cuando las relaciones están sólo implícitas […]; comprender sin mucho esfuerzo los programas de televisión y las películas”. La gran diferencia entre la comprensión auditiva de este nivel y la del B2 es que, en el C1, considerado como “dominio operativo eficaz”, deberías ser capaz de entender cosas que no se mencionan explícitamente, descifrar significados ocultos o que requieren una deducción, y sentirte cómodo mientras escuchas audios auténticos de personas nativas que hablen con diversos acentos de una amplia variedad de temas. En esta entrada, vamos a presentarte algunos medios que puedes utilizar para practicar el listening de nivel C1.

1. Cine y TV

Entre las opciones más evidentes para escuchar inglés de verdad de forma divertida están las series de televisión y las películas. Muchos de mis alumnos solían quejarse porque hasta hace poco tiempo la única posibilidad, o casi, eran las películas en DVD con subtítulos, pero esto ha cambiado con la proliferación de las parabólicas, la televisión dual y la llegada de Netflix, HBO y otros servicios de televisión a la carta, que te ponen en bandeja las últimas series en versión original (¡estupendo también para los profesores de inglés!).

Si no tienes costumbre de ver programas en versión original, este puede ser un buen modo de ir cogiéndole el gusto. Comienza con capítulos de corta duración, quizá de una serie que ya conozcas, y activa los subtítulos en español. A medida que vayas ganando confianza puedes pasar a ponerlos en el idioma original, y finalmente probar a quitarlos. Se trata de que sea una experiencia agradable, así que no te preocupes si necesitas los subtítulos en español, ya que lo principal es que escuches el inglés que se habla habitualmente. Encontrarás otras recomendaciones útiles en nuestra entrada sobre cómo utilizar películas para aprender inglés.

2. Noticias

Recuerda que a este nivel deberías ser capaz de entender a personas que hablen de temas sumamente variados. Por esta razón, los informativos y los programas de actualidad pueden resultarte muy prácticos para sacar vocabulario e ideas nuevas. Ver reportajes breves, tras lo cual puedes leer las noticias con más detalle, es un modo fabuloso de entender a personas que utilizan un registro más formal. Este tipo de vídeos suelen ser cortos: perfectos, por tanto, para encajarlos dentro de tu apretada agenda diaria (por ejemplo, consultando las noticias durante unos diez minutos todas las mañanas). La BBC cuenta con una sección de vídeos sobre las principales noticias del día.

Para tener asimismo la perspectiva americana, consulta por ejemplo las noticias en vídeo de la CNN. Puede ser interesante comparar cómo se tratan los asuntos internacionales en cada una de ellas (¡además de fijarte en las diferencias entre el acento americano y el británico!). Esta también es una manera muy adecuada de adentrarse en asuntos que te sean menos conocidos y en el vocabulario que los acompaña.

3. Charlas de TED

Las TED talks son una fuente extraordinaria de materiales de audio. Aunque incluyen poca interacción, por tratarse de presentaciones, son fantásticas para presentar un vocabulario interesante con una gran variedad argumental (desde ciencia o medicina a filosofía o educación) a alumnos de nivel avanzado. Su lema es “Ideas Worth Spreading” (“Ideas que merece la pena difundir”), y los temas que abordan son similares a los que pueden aparecer en algunos de los exámenes oficiales a este nivel, además de resultar por lo general amenos y muy informativos. Puedes buscar charlas según su duración, asunto o idioma, y crear tus propias listas de reproducción. En la mayoría de ellas es posible leer la transcripción mientras las escuchas, lo que te permite aclarar los puntos más oscuros. Muchas tienen también subtítulos en diversos idiomas. Y, con la aplicación de TED, puedes escucharlas en cualquier lugar.

Palma de Mallorca - Inglés para jóvenes

4. Pódcast

Literalmente, hay miles de pódcast disponibles (muchos de ellos de forma gratuita), y son muy recomendables para practicar aún más la comprensión auditiva. La cuestión de qué escuchar depende ya de tus intereses personales. Así, puedes escoger algún pódcast relacionado con tus aficiones (fútbol, yoga, etc.) o con tu trabajo, o bien entrevistas a famosos, sucesos o cualquier otra cosa. Si alguno te resulta difícil de entender, no abandones a la primera: trata de oírlo más de una vez y toma notas si es necesario.

Quizá convenga empezar con algo realmente breve hasta que te acostumbres a esta forma de escuchar. Uno de mis favoritos es The Moth, un pódcast en el que cada semana los miembros del público relatan historias reales de su propia vida. No solo es entretenido (y a veces conmovedor), sino que para un estudiante es estupendo para perfeccionar tu habilidad narrativa, gracias a la cual podrás asombrar a todos tus amigos con anécdotas de tu vida en inglés.

5. Recursos para estudiantes (práctica de exámenes)

Con todo lo dicho, naturalmente, queremos resaltar que es importante escuchar audios con inglés auténtico, aunque para aprobar la parte de listening del C1 no es suficiente con entender todo lo que oigas. También tienes que ser capaz de realizar tareas que están diseñadas para ser difíciles. Por tanto, si estás pensando en presentarte a algún examen, es básico que practiques ese tipo de actividades. Afortunadamente hay sitios web como el del British Council, que pone a tu disposición una serie de recursos de audio y vídeo con actividades de comprensión auditiva, o el de Cambridge English, también con recursos para practicar el listening, que puedes seleccionar por nivel y están pensados para ayudarte a pulir las habilidades necesarias para superar esta prueba.

Igualmente te recomendamos consultar la entrada que dedicamos en nuestro blog a Cómo preparar el certificado C1 de inglés, donde encontrarás más consejos sobre los exámenes de nivel C1 en general.

6. Prestar atención (¡incluso poner la oreja!)

Finalmente, si te encuentras en un país de habla inglesa o en un lugar con muchos turistas (o si vas algún día), cultiva el hábito de lo que los angloparlantes llaman eavesdropping (¡una gran palabra, que significa ‘escuchar conversaciones ajenas’!), y presta atención a cómo utiliza la gente el idioma en la vida real, con frases inacabadas, interrupciones, reformulaciones… Así es como hablamos de verdad, y en último término deberías marcarte como objetivo poder seguir este tipo de conversaciones. Si logras hacerlo, estarás ya en el buen camino para llegar a ser… ¡experto en comprensión auditiva en inglés!

Cath McLellan

Es profesora de adultos, niños y jóvenes en el centro del British Council en Barcelona. Lleva enseñando inglés desde 2003, principalmente en España, pero también en estancias cortas en Japón, Italia y Hong Kong. Redacta materiales sobre inglés como lengua extranjera y trabaja como coordinadora en TeachingEnglish. En su tiempo libre le gusta visitar nuevos lugares en España y el extranjero, escribir sobre diferentes temas, cocinar y escapar de la ciudad de vez en cuando para disfrutar paseando.

También te puede interesar...