Por Cath McLellan

26 julio 2018 - 17:00

Chica usando una app para aprender inglés en la calle

Muchas de las entradas de nuestro blog tratan de la importancia de practicar el inglés fuera del aula. Hoy en día es más fácil que nunca, gracias a la ingente cantidad de aplicaciones de las que disponemos para aprender otras lenguas, lo que convierte nuestro dispositivo en un laboratorio de idiomas portátil.

La mayoría de estas apps siguen el principio de que si logramos que este aprendizaje se parezca lo más posible a un juego, con puntos que vamos consiguiendo y distintos niveles que debemos superar, nos sentiremos más motivados para continuar, ya que obtendremos esas pequeñas gratificaciones cada vez que aprendamos algo nuevo. Hemos pasado revista a algunas de las opciones disponibles y aquí te presentamos una pequeña guía con las mejores aplicaciones para aprender inglés:

Aplicaciones del British Council

El British Council ha desarrollado una completa gama de aplicaciones destinadas a estudiantes de inglés de todo tipo y edad, la mayoría de las cuales están disponibles tanto para iOS como para Android. Estas son mis preferidas:

Tal y como sugiere su nombre, esta aplicación se centra en el aprendizaje de la gramática, a modo de versión actualizada de los antiguos libros sobre esta disciplina pero de forma más interactiva y atractiva. Consta de varios conjuntos de ejercicios y pruebas (para los que puedes establecer cómo te aparecen las correcciones) pertenecientes a cuatro niveles distintos: Beginner, Elementary, Intermediate y Advanced. Cada conjunto cubre aspectos gramaticales esenciales de ese nivel. Es un gran instrumento para complementar lo que aprendes en clase o repasar cualquier punto que tengas algo oxidado.

Mis alumnos suelen preguntarme cómo pueden mejorar su comprensión auditiva fuera de clase. Esta aplicación viene de maravilla para eso, pues te permite ver y escuchar los vídeos de la web de LearnEnglish, mientras lees la transcripción y pones a prueba tu comprensión con diversas actividades. Tienes también la posibilidad de ajustar la velocidad de la reproducción, lo que resulta muy práctico para facilitar la comprensión. En definitiva, es muy adecuada para alumnos de nivel intermedio que necesiten más confianza con el listening.

Un imprescindible si estás estudiando inglés y quieres mejorar tu pronunciación. Con ella aprenderás los símbolos fonéticos que representan los sonidos de la lengua inglesa, ya que saber leerlos es esencial para enfrentarse a la gran irregularidad de su ortografía y pronunciación. Esta aplicación incluye archivos de audio de cada uno de los sonidos de la tabla fonética del inglés y ejemplos de palabras con cada uno de ellos que te ayudarán a identificar los fonemas en el vocabulario cotidiano.

Para niños y jóvenes existe una serie de aplicaciones en LearnEnglish Kids que incluyen las tres de Learning Time with Timmy, centradas en el vocabulario y encaminadas a que los niños adquieran sus primeras palabras en inglés, como los colores, los números, etc., en el contexto de divertidos juegos.

Joven leyendo en su portátil en el parque

Otras aplicaciones:

Te ofrece la posibilidad de empezar como principiante o hacer una breve prueba para asignarte el nivel que te corresponda. Su mecánica consiste en repetir, traducir y realizar actividades de emparejar términos, y cubre vocabulario, gramática y pronunciación (puedes grabarte mientras repites palabras y frases). Ha alcanzado una gran popularidad, como demuestra el hecho de que esté disponible en numerosos idiomas, y posee una característica que me parece muy atractiva: puedes escoger el ritmo al que deseas aprender, desde “relajado” (5 minutos al día) a “intenso” (20 minutos al día). Los recordatorios diarios te ayudarán a seguir en la brecha.

Se basa en las repeticiones del vocabulario y los grupos léxicos, la gramática y las grabaciones de voz, con la metáfora de que tu memoria es como un jardín que hay que “regar” (mediante la práctica) para que crezca y se desarrolle. Resulta interesante su faceta comunitaria: puedes preparar o cargar tus propias clases para compartirlas con otros usuarios, o buscar, por ejemplo, “phrasal verbs” y encontrar una clase exclusivamente sobre eso, así como seguir a otros usuarios que estén aprendiendo lo mismo que tú. Igualmente, añade un elemento competitivo para aquellos a quienes les gusta medir sus habilidades con las de otros.

Esta aplicación, también disponible en varios idiomas, utiliza un método de inmersión en el que escuchas conversaciones y observas imágenes con objeto de aprender el nuevo vocabulario y la gramática en su contexto. Además, cuenta con un sistema de reconocimiento de voz que te permite practicar la pronunciación desde el principio. El contenido puede utilizarse también sin conexión a internet. Parte del material se ofrece gratuitamente, pero los cursos son de pago.

Quizlet es realmente práctico para aprender vocabulario. Puedes crear online tarjetas de aprendizaje o flashcards con el léxico que te interese, o bien buscar series de vocabulario que hayan elaborado otras personas. Sigue también el principio de que la práctica hace al maestro, por lo que te ayuda a repasar y estudiar con frecuencia tus series de vocabulario dondequiera que estés. Tiene distintas secciones, como “Aprender”, donde puedes ir pasando las tarjetas para memorizarlas, así como actividades de emparejar y pruebas, aunque no incluye comprensión lectora o auditiva.

Esta es otra aplicación muy popular que te permite mejorar tu inglés con lecciones por temas, en base a los niveles A1-B2 del Marco Común Europeo. Contiene un apartado de expresión oral en el que puedes grabar monólogos cortos, y un ejercicio de expresión escrita en cada lección para el que puedes recibir comentarios de otros usuarios, lo que la hace una aplicación algo más comunicativa.

Estas son solo unas cuantas de las aplicaciones que puedes encontrar para aprender inglés, así que no tienes excusa para no mirarlas y empezar a practicar. Mi experiencia personal cuando las he utilizado es que son un modo estupendo de motivarte para continuar aprendiendo, y de hacerlo, como suele recomendarse, “poco a poco y a menudo”.

A los alumnos de niveles superiores les resultan especialmente adecuadas para estudiar el vocabulario, y en el caso de los principiantes son excelentes para comenzar a ver frases clave y estructuras gramaticales básicas. El punto débil es que no suelen permitir una comunicación real, y que solo “interaccionas” con grabaciones de audio, lo que implica que se pierde una parte de la comunicación.

Por esa razón, yo las recomendaría como complemento, no como sustituto de otros métodos de aprendizaje. Dicho eso, son ideales para emplear bien esos 5-10 minutos en que te toca esperar el autobús, o los tiempos muertos entre clases o reuniones. En lugar de mirar tus redes sociales, ¡dedica ese rato a hacer algo divertido y efectivo para mejorar tu inglés!

Cath McLellan

Es profesora de adultos, niños y jóvenes en el centro del British Council en Barcelona. Lleva enseñando inglés desde 2003, principalmente en España, pero también en estancias cortas en Japón, Italia y Hong Kong. Redacta materiales sobre inglés como lengua extranjera y trabaja como coordinadora en TeachingEnglish. En su tiempo libre le gusta visitar nuevos lugares en España y el extranjero, escribir sobre diferentes temas, cocinar y escapar de la ciudad de vez en cuando para disfrutar paseando.

También te puede interesar...