Por Anne Wilding

19 julio 2018 - 15:50

Juegos en inglés niños de primaria

Los juegos son fantásticos para aprender un idioma: está demostrado que progresamos más rápido cuando estamos contentos y relajados. Para los niños de primaria resulta especialmente importante aprender divirtiéndose, dado que no tienen otras motivaciones externas, como el trabajo, que les impulsen a seguir adelante. Además, si enseñamos nuevos juegos o actividades en inglés a nuestros hijos, se acostumbrarán a procesar instrucciones detalladas en esta lengua.

Vosotros como padres sois quienes mejor conocéis lo que más le va a vuestro hijo. ¿Le gustan los juegos rápidos u otros más tranquilos y metódicos? Probablemente varíe de un día para otro. En internet podéis encontrar muchísimos tipos de juegos diferentes, y seguro que recordáis bastantes de vuestra infancia.

Yo voy a presentaros una selección de los que más me gusta usar en el aula. Están dirigidos a alumnos de primaria, pero algunos resultarán muy atractivos también para niños más pequeños. De todas formas, si queréis más ideas de actividades para la etapa de educación infantil, en otra entrada de nuestro blog Eleanor Murphy os dará pistas sobre cómo enseñar inglés a niños de 2 a 5 años.

Juegos de cartas o con tarjetas

LearnEnglish Kids cuenta con una amplia variedad de tarjetas de aprendizaje o flashcards para imprimir y utilizar en diversos juegos. Podéis sacarlas a color, o en blanco y negro si preferís que vuestro hijo las coloree y sean aún más especiales. Mientras jugáis, nombrad en alto los objetos o acciones que aparecen en ellas, con el fin de reforzar el vocabulario y favorecer la concentración.

  • Snap! (parecido al Reloj). Repartid el mismo número de cartas o tarjetas a cada jugador, que las colocará formando un montón, sin mirarlas. Por turnos, id poniendo cada uno una carta en el centro, boca arriba. Cuando una carta se coloque encima de otra con la que hace pareja (por tener la misma imagen o por tratarse de una palabra y una imagen de una misma cosa), el primer jugador que grite “Snap!” se lleva todas las cartas que habéis ido amontonando hasta el momento, añadiéndolas a las suyas. El juego continúa hasta que uno de los jugadores consiga quedarse con todas las cartas.

  • The Memory Game / Pelmanism (juego de parejas). Este juego es más serio y menos ruidoso que el Snap. Colocad todas las cartas o tarjetas sobre la mesa, boca abajo y un poco separadas entre sí. Los jugadores, por turnos, van levantando cartas de dos en dos: si las que levanta un jugador forman pareja, se las queda y tiene además otro turno. Gana el jugador que haya reunido un mayor número de parejas al final de la partida.

Juegos con lápiz y papel

  • Stop the Bus (parecido al Scattergories®). Este juego siempre tiene buena acogida en la clase de inglés. Escoged cinco categorías, como feelings, sports, adjectives, vegetables, fruits (sentimientos, deportes, adjetivos, verduras, frutas). Después seleccionad una letra al azar (sacándola de una bolsa o con un sistema automático de selección por internet).

    Los jugadores deben pensar y escribir rápidamente una cosa que empiece por esa letra en cada categoría. El primero que las consiga todas grita: “Stop the bus!” (literalmente, “¡Que pare el autobús!”), y en ese momento los demás deben dejar de escribir. Solo se consiguen puntos por las palabras que ningún otro jugador tenga, de forma que con este juego los niños aprenden a pensar en palabras que vayan más allá de las más obvias. Quien llegue primero a diez puntos gana.

  • Famous People (¿Quién soy yo?®). Para este juego suelen emplearse nombres de personas famosas, pero puede adaptarse a cualquier categoría (libros, animales, países…). Cada jugador escribe en un papel el nombre de, por ejemplo, una persona famosa, y se lo pega en la frente al jugador de su derecha. Por turnos, cada jugador dirige a los demás una pregunta cuya respuesta sea “Sí / No”, con el fin de averiguar el nombre de la persona o cosa que lleva escrito en la frente. El primero en adivinarlo es el vencedor.
Juegos en inglés niños de primaria

Juegos para jugar mientras estáis fuera de casa

¿Os encontráis de viaje en el coche, o en una cola interminable en el supermercado? Aquí tenéis varias propuestas para jugar donde sea, sin necesidad de material y con las que podéis practicar inglés y pasar el rato.

  • The Minister’s Cat (El gato del ministro). Este juego de sociedad procede de la época victoriana, y viene muy bien para repasar adjetivos y practicar el ritmo acentual (stress-timing) del inglés. Los jugadores dan palmas marcando “1, 2, 3, 4”, todos al compás (si vais en coche, el conductor queda exento de dar palmas).

    El primer jugador dice, siguiendo el ritmo de las palmas: “The minister’s cat is a (fat) cat” (El gato del ministro es un gato (gordo)”), con ese adjetivo o con cualquier otro. El segundo jugador debe pensar entonces en otro adjetivo que comience con la última letra del adjetivo anterior: por ejemplo, “The minister’s cat is a (terrible) cat”. El juego continúa hasta que alguien no pueda pensar en un adjetivo a tiempo. ¿Cuántas frases conseguiréis enlazar?

  • I Spy. La versión inglesa del popular “Veo, veo” dice así: “I spy, with my little eye, something beginning with…” (“Veo con mi ojito algo que empieza por…”), seguido de la primera letra del objeto misterioso. Si queréis practicar preguntas de respuesta “Sí / No”, podéis probar la modalidad a la que yo jugaba de niña, en la que se permitían hasta diez preguntas, del tipo “Is it outside the car?” (¿Está fuera del coche?), “Is it bigger than a football?” (“¿Es mayor que un balón de fútbol?”). Otra variante es decir el color en vez de la letra inicial.

  • I went shopping and I got… (Fui al mercado y compré…). En este juego de memoria, los participantes van añadiendo las cosas que han comprado en una incursión imaginaria al mercado. Por ejemplo, el primer jugador dice: “I went shopping and I got a pineapple” (“Fui al mercado y compré una piña”); el segundo, “I went shopping and I got a pineapple and some tea” (“Fui al mercado y compré una piña y un poco de té”), y así sucesivamente. Si un jugador olvida algo o pasa demasiado tiempo dudando queda eliminado. El juego prosigue hasta que solo quede un jugador.

    Algunas familias tienen como regla adicional que los objetos comprados deben ir en orden alfabético: por ejemplo, “apples, bread, carrots…” (“manzanas, pan, zanahorias…”). Esta versión ampliará aún más el vocabulario de vuestro hijo, pero exige un menor esfuerzo memorístico, ¡y con ella resulta mucho más difícil eliminar a los jugadores!

  • Simon says (Simon dice). Un jugador, “Simon”, realiza acciones y les dice a los otros que le imiten: por ejemplo, “Simon says touch your toes” (“Simon dice: ‘Tócate la punta de los pies’”), pero los demás solo deben hacer lo que ha dicho cuando oigan las palabras “Simon says…”. Si alguien obedece cuando le indiquen simplemente “Touch your toes”, queda eliminado. Una variante muy útil, si queréis enseñar buenos modales, es: “Touch your toes, please” (“Tócate la punta de los pies, por favor”).

Para terminar

Hay muchísimos juegos en Pinterest, en CBeebies de la BBC y en Learn English Kids, que incluyen aplicaciones y concursos. En LearnEnglish Kids también encontraréis sugerencias interesantes, como estos diez consejos para motivar a vuestro hijo. Igualmente, podéis probar nuevas actividades, como cocinar, con estas recetas sencillas en inglés para niños. Cuantos más campos exploréis, más ideas se os ocurrirán tanto a vosotros como a vuestro hijo.

Procurad que las sesiones sean cortas (incluso de diez minutos), dependiendo del grado de concentración de vuestro hijo, y no tengáis miedo de dejar de lado las actividades que no estén funcionando bien (los profesores lo hacemos constantemente). Tened pensadas varias ideas distintas, para pasar de una a otra si lo necesitáis. Alabadle mucho, mostradle lo bien que lo está haciendo, y preparaos para que os sorprenda con su capacidad de aprendizaje.

Anne Wilding

Anne imparte clases a adultos y niños en el centro del British Council en Bilbao desde 2016. También redacta materiales didácticos, coordina sesiones de cuentacuentos y edita cuadernos de ejercicios para una editorial británica. En su tiempo libre disfruta caminando por las montañas del País Vasco, tomando café en las una de las múltiples cafeterías de Bilbao y escribiendo historias.

También te puede interesar...