Por Sheona Smith

21 marzo 2018 - 18:21

Canciones en inglés niños de primaria

I’ll tell you all about it when I see you again”. ¿Te suena esta frase? Seguro que sí, porque habrás oído la canción de Charlie Puth muchas veces mientras llevas a tu hijo al cole, por ejemplo. Utilizar canciones para que los niños de primaria aprendan inglés no es nuevo, pero no hace falta quedarse con los clásicos de siempre como el Hokey, Cokey. Una vez que los niños se sientan cómodos cantándolos y haciendo los gestos, el siguiente paso es tratar de entender las frases más pegadizas de las canciones en inglés que oigan en la radio. 

Hoy en día, los niños tienen mucho contacto con el inglés, pero podemos aumentarlo animándoles a escuchar el estribillo de las canciones que más suenan en la radio. Muchos centros de primaria ya utilizan esta técnica, cuando en vez de usar un timbre ponen la misma canción todas las mañanas para indicar el momento en el que empiezan las clases (y, creedme, los niños terminan aprendiéndosela entera en una semana).

Seguro que alguna vez os ha sorprendido lo rápido que vuestro hijo se ha aprendido la letra de una canción. Lo bueno de estas es que nos motivan a cantarlas, aunque no entendamos del todo lo que quieren decir. Son un modo estupendo de desarrollar lo que llamamos “aprendizaje periférico”, que se produce cuando aprendes cosas de forma inconsciente y sin hacer esfuerzo.

Por supuesto, como padres, podéis escoger las canciones que os parezcan más apropiadas, y crear vuestra propia lista de reproducción para el coche con las que pueden resultar más atractivas para vuestro hijo de camino al colegio, o en otros desplazamientos. Este tipo de aprendizaje es fantástico, ya que supone una ventaja increíble para estos niños en cuanto a la pronunciación y el reconocimiento de palabras en otros contextos.  

Aquí tenéis algunos ejemplos de canciones en inglés que podéis añadir a vuestra lista de reproducción:

Artista - Título de la canción Frases significativas
Christina Perri - Human (Humana). I can do it (Puedo hacerlo).
Lukas Graham - Seven years (Siete años). Once I was seven years old (Una vez tuve siete años).
Justin Timberlake - Can’t stop the feeling (No puedo parar la sensación) I got this feeling inside my bones... I got that sunshine in my pocket, got that good song in my feet! (Tengo esta sensación metida en los huesos… ¡Tengo el sol en el bolsillo, esa canción tan buena en los pies!).
Pharrell Williams – Happy (Feliz). Because I’m happy! (¡Porque soy feliz!).
R. Kelly - I believe I can fly (Creo que puedo volar). I believe I can fly.

No olvidéis los clásicos que más os gusten, como los Beatles y su Yellow Submarine, o Queen, cuyos títulos también tienen estribillos fabulosos con los que vuestros hijos se lo pasarán pipa cantando. ¡No hay nada más motivador que corear a todo pulmón “We will, we will, rock you!” un lunes por la mañana!

Children playing in class
©

British Council

Rimas y raps

Para los niños a los que no les va demasiado eso de cantar, los raps y las rimas pueden ofrecer una solución. No necesitáis ser expertos raperos para crear una rima sencilla; incluso ellos pueden inventar sus propios ritmos combinando 3 o 4 palabras del mismo tema:

I like PIZZA!
I like PEAS!
I like BANANAS, CHIPS and CHEESE

(Me gusta la PIZZA, me gustan los GUISANTES, me gustan los PLÁTANOS, las PATATAS FRITAS y el QUESO).

¿Os parece complicado? Podéis empezar transformando el alfabeto en un divertido rap. Poneos vuestra gorra para meteros en el papel, y empezad a rapear con esas peculiares letras del abecedario inglés. Lo bueno de los raps es que podéis fraccionar esa larga retahíla en trozos más manejables. Yo me lo he pasado en grande en clase con mis alumnos diciendo el alfabeto a ritmo de rap, y aunque solo sea para repasarlo es una actividad muy entretenida. Os sorprendería ver lo rápido que olvidan cómo hay que pronunciar la G, la J, la R y la W. A los más pequeños, si no tienen muchas ganas de hacer un rap, podéis enseñarles esta simpática canción del abecedario.

Con un rap o una rima podéis practicar todo tipo de estructuras gramaticales, y vienen de maravilla para la pronunciación: “I am ambitious, I am fun and superstitious” (“Soy ambicioso, divertido y supersticioso”). ¿Queréis ver cómo las canciones pueden ayudaros con la pronunciación, especialmente a niños más mayores y a adultos? Entonces, no os perdáis esta entrada de mi colega Colm para mejorar la fluidez con canciones pop.

Si empieza a llegaros la inspiración, estupendo, aunque tampoco necesitáis componer un rap entero; podéis empezar con una o dos líneas, y lo pasaréis igual de bien. En esta otra entrada mencioné al Fluency MC (“el rapero de la fluidez”), y ahora no puedo dejar de recomendároslo, porque si hay alguien que conseguirá que vuestros hijos reciten combinaciones de palabras a ritmo de rap es él. En YouTube encontraréis muchos otros ejemplos de sus raps en inglés.

Canciones de películas

Cada cierto tiempo sale una película excepcional de Disney con una banda sonora para morirse. Una de mis preferidas de todos los tiempos es El libro de la selva: ¡no tengáis miedo de retroceder unos cuantos años y mostrar a vuestro hijo una escena musical de una película que os guste especialmente! I wanna be like you (Quiero ser como tú) tiene una música tan contagiosa que acabará cantándola enseguida.

Para los más pequeños, podéis probar con Blancanieves y los siete enanitos, que aunque no tenga efectos especiales espectaculares es una película adorable con una música maravillosa, en especial el célebre Hi, Ho, Hi Ho, It’s off to work we go (Ay ho, ay ho, marchando a trabajar). Es una canción que podéis adaptar fácilmente a cualquier rutina familiar, transformándola en “It’s off to school we go!” (“Al cole vamos ya”), “It’s off to lunch we go!” (“Ya vamos a comer”), etc. No hace falta poner toda la película si lo que queréis es que los niños canten alguna canción, pero ¿quién sabe? Si les engancha, lo mismo querrán verla entera en versión original. 

Un título más reciente con una gran variedad de canciones en inglés es Canta, de Illumination Entertainment, en la que los diversos animales protagonistas ofrecen su propia interpretación de canciones que encandilarán a vuestro hijo.

Clásicos de oro

De todos modos, no podemos olvidar la lista infinita de clásicos infantiles que siempre consiguen que nuestros hijos se pongan en marcha y aprendan algo.

Desde Head, shoulders, knees and toes (Cabeza, hombros, rodillas y pies) a The Wheels on the bus (Las ruedas del autobús), disponéis de montones de títulos. Solo tenéis que decidiros por el tipo de vocabulario en el que queréis centraros:

  • If you’re happy and you know it (Si eres feliz y lo sabes), acerca de las emociones.
  • Ten green bottles (Diez botellas verdes), para contar del 1 al 10.
  • There was an old woman who swallowed a fly (¡Un día una señora se tragó una mosca!), sobre animales variados y el pasado simple.
  • Old MacDonald had a farm (El viejo MacDonald tenía una granja), con animales de granja.

Si queréis saber más acerca de cómo utilizar las canciones con niños más pequeños, echad un vistazo a esta entrada de mi colega Eleanor sobre el uso de la música con niños de infantil para aprender inglés.

Las canciones pueden enseñarnos tanto que ¡sería una lástima no aprovecharlas para ayudar a vuestro hijo a mejorar su inglés!

Sheona Smith

Es profesora y formadora de profesores en el centro del British Council en Palma de Mallorca, donde trabaja desde 2008. Le gusta su trabajo porque le permite conocer a alumnos con diferentes perfiles y edades. También es examinadora de Cambridge y una gran admiradora de la enseñanza y el aprendizaje online. Además, ejerce como moderadora de los cursos de la web TeachingEnglish desde 2011. En su tiempo libre disfruta leyendo y haciendo excursiones por la montaña con su familia.

También te puede interesar...