Por Sheona Smith

15 febrero 2018 - 17:00

Meses del año en inglés

Si le preguntas a alumnos de los primeros cursos de infantil cuándo es su cumpleaños, es bastante posible que te miren con cara de perplejidad, porque para ellos los meses (y no digamos los días del año) son un concepto que tardan un tiempo en entender. Para los niños de esta edad es complicado asimilar el concepto del tiempo y la secuencia de los meses. Pero el cumpleaños constituye un momento memorable y muy especial en su vida, con visitas de la familia y los amigos, regalos y quizá alguna que otra sorpresa, por lo que es un buen punto de partida que podemos emplear para ayudarles a aprender y recordar los meses del año en inglés.

Momentos especiales

Aprender doce palabras nuevas en inglés supone un reto para cualquiera, así que con niños pequeños es una buena idea ir poco a poco asociando cada uno de los meses a acontecimientos que les llamen la atención. Pensad en el año como un conjunto de varias partes salpicadas por días de fiesta y celebraciones, y así podréis centraros en los meses en que estos tienen lugar. Conviene hacerlo de forma cronológica, empezando, por ejemplo, por el mes en el que estáis, y destacando cualquier acontecimiento especial que el niño sepa que va a tener lugar pronto.

En la clase de inglés es frecuente fijarse en las vacaciones o días festivos importantes en el mundo anglosajón, como Christmas (Navidad), Easter (Pascua), Summer Holidays (vacaciones de verano), Halloween (víspera de Todos los Santos), etc., pero para vuestro hijo es muy importante que os centréis en días representativos de vuestra cultura: así personalizará lo que aprenda y recordará mejor las nuevas palabras. Podéis incluir otros como el día de Reyes, el de San Jorge, el carnaval, el día del padre, el día de la madre y cualquier otra fecha destacada en vuestro entorno, así como los cumpleaños de los miembros de la familia.

Preparad vuestro calendario personalizado

¿Cómo vais a centrar la atención en esta información? Un medio muy eficaz es hacer vuestro propio calendario de fechas especiales, con los meses en letras mayúsculas y motivos que ilustren los días importantes. Pero no estamos hablando de un objeto caro que solo se encuentre en librerías, sino de algo que podéis hacer fácilmente con vuestro hijo en una tarde de frío o de lluvia y colocarlo en el frigorífico o en una pared de su habitación. Solo necesitáis una cartulina grande dividida en doce apartados, donde escribiréis en inglés los nombres de los meses y añadiréis los acontecimientos señalados. Incluso podéis simplificarlo y dividir vuestro calendario por trimestres, haciendo solo cuatro apartados con tres meses cada uno.  

Animar a vuestro hijo a pronunciar correctamente el nombre de cada mes en inglés será facilísimo si practicáis con una canción alegre que le motive para aprender los meses en orden cronológico y asociar la palabra escrita a su sonido.

Aunque no esperamos que los niños de estas edades lean en inglés, sí pueden estar familiarizados con muchas palabras y quizá con algún cartel en esta lengua, de modo que no perdéis nada por utilizar los nombres de cada mes escritos a modo de elemento visual. Con ello, lo que se pretende es que vayan relacionando la pronunciación de la palabra con la imagen de cómo se escribe esa palabra, más que el que sean capaces de leerla, aunque naturalmente, con el tiempo, es algo que acabarán haciendo.

El primer paso para aprender los meses es decir sus nombres con seguridad. Así tendrán las palabras en su memoria a corto plazo, si bien para ayudarles a entender de verdad lo que “significa” cada mes tenemos que ayudarnos de nuestro calendario de fechas especiales.

Puede ser divertido hacer juntos una “lluvia de ideas” con el fin de reunir esas fechas que son relevantes para vuestra familia. Ayudarles a recordar los cumpleaños que vais a poner en el calendario es una actividad entrañable, en la que podréis revivir esos momentos e ir preparándoos para celebrar los más próximos.

Si sois detallistas podéis imprimir fotos de los cumpleañeros y dejar que vuestro hijo las coloque en el mes correspondiente. Lo mejor será que empecéis con su cumpleaños y el de sus hermanos, para que nadie se sienta ofendido. Si podéis encontrar imágenes que ilustren los demás días importantes, estupendo, pero si no, ¿por qué no le animáis a dibujarlos? Aquí podéis encontrar ilustraciones para algunas fiestas internacionales.

Meses del año en inglés

Planificar acontecimientos

Escribir los eventos, cumpleaños y ocasiones especiales en el espacio reservado a cada mes resulta muy entretenido, y por supuesto podéis ir añadiendo otras fechas significativas que vayan surgiendo, como visitas a los abuelos, a los tíos y a los primos, al dentista, revisiones médicas, etc.: en el calendario caben muchas cosas. Así que preparaos para utilizar este recurso no solo con el fin de aprender los meses del año en inglés, sino también para hablar de planes, regalos, visitas o celebraciones escolares.

Si usáis el calendario sistemáticamente reforzaréis lo aprendido y lograréis que vuestro hijo tenga fresco en la memoria ese vocabulario (y quizá también las fechas destacadas). Y, junto a los meses, también practicaréis las matemáticas con los números del 1 al 12 (los meses del año), del 1 al 31 (los días del mes) y del 1 al 7 (los días de la semana).

Aprender y divertirse

Conseguir que el aprendizaje sea divertido y encontrar maneras de hacer juegos con el vocabulario es otro medio excelente para ayudar a los niños a recordar los meses del año. Por ejemplo, imprimid o escribid el nombre de cada mes en una tarjeta; dejad caer “por accidente” las tarjetas o desordenadlas y pedid a vuestro hijo que las ponga en el orden correcto. Podéis echar una mano a los más pequeños, que tengan seguridad con los números pero todavía no con los meses, poniendo a cada tarjeta por detrás el número correspondiente a ese mes, del 1 al 12, de modo que puedan mirarlo en caso de que no recuerden dónde va.

Si queréis añadirle un poco de emoción podéis poner música y tratar de ordenar todos los meses antes de que termine una canción. Igualmente, ¿qué tal si hacéis un juego para adivinar los meses, tapando una parte del nombre y pidiendo a vuestro hijo que averigüe de qué mes se trata? Cuando los haya dicho todos correctamente a partir de la representación gráfica de la palabra se sentirá súper orgulloso de sí mismo (¡y vosotros también!). Y para los que guarden en su interior a un actor frustrado, una alternativa muy graciosa puede ser representar con mímica cada mes. Seguro que vuestro hijo se parte de risa mientras hacéis de fantasma para representar la celebración de Halloween en octubre o chupáis un helado para aludir a agosto.

Por último, pero no por ello menos importante, invertir en un libro especial en inglés que podáis leer juntos para reforzar lo aprendido es una manera de completar la experiencia, pues os permite asociar los meses del año con diversas situaciones de la vida en familia. Si vuestro hijo no conoce todavía a Kipper, es el momento de presentarle a este adorable perrito aventurero que hace una actividad especial cada mes, ¡igual que vosotros!

Sheona Smith

Es profesora y formadora de profesores en el centro del British Council en Palma de Mallorca, donde trabaja desde 2008. Le gusta su trabajo porque le permite conocer a alumnos con diferentes perfiles y edades. También es examinadora de Cambridge y una gran admiradora de la enseñanza y el aprendizaje online. Además, ejerce como moderadora de los cursos de la web TeachingEnglish desde 2011. En su tiempo libre disfruta leyendo y haciendo excursiones por la montaña con su familia.

También te puede interesar...