Por Sheona Smith

26 octubre 2017 - 17:17

Recetas en inglés para niños

Sabemos que a los niños les encanta mancharse las manos, ¿y dónde mejor que preparando algo de comer? De un tiempo a esta parte, los programas de cocina se han convertido en un éxito de audiencia y, como padres, puede que los sigamos porque nos interesen a nosotros o que acompañemos a nuestros hijos mientras ven la versión junior. Así pues, merece la pena pensar en cómo podríamos aprovecharlos para darle un empujoncito al inglés de los niños. ¿Os atrevéis a organizar un concurso de Master Chef junior en vuestra propia casa con recetas en inglés para niños?

Antes de empezar...

Cuando elaboremos algún plato con nuestros hijos conviene tener en cuenta algunas sugerencias importantes. La primera que os proponemos, especialmente si son pequeños, es BESAR (Breve, que Elijan ellos, Sencillo, Atractivo y Razonable). No tiene sentido ponerlos a preparar una paella completa el primer día, porque lo más probable es que se aburran. Antes de nada, estaría bien preguntarles qué les gustaría cocinar y, si es una idea razonable, podemos pasar a ver qué ingredientes necesitaremos.

Una manera excelente de motivarlos para usar el inglés es pedirles que vayan apuntándolos todos en forma de lista, y si especificáis las cantidades podéis utilizar esta actividad también para practicar los números. Colocad después la lista en la puerta del frigorífico con un imán, y os servirá de recordatorio del léxico que habéis practicado. Para que la receta sea más sencilla, podéis medir los ingredientes en teaspoons (cucharaditas), tablespoons (cucharadas) y cups (tazas).

Los niños más pequeños pueden hacer dibujos y nombrar los ingredientes, o recortarlos del folleto del supermercado y pegarlos en la lista. Hasta aquí ya os habrán salido nombres de alimentos como eggs, flour, sugar (huevos, harina, azúcar), además de los números, e incluso puede que hayáis utilizado conjuntos de palabras como “a packet of” (“un paquete de”), “a bag of” (“una bolsa de”) o “a carton of” (“un cartón de”). ¡Es un muy buen principio! ¡Y eso que quizá no hayáis puesto un pie en la cocina todavía!

Preparación y repaso del vocabulario

Antes de meteros en harina podéis comprobar que tenéis todos los utensilios de cocina necesarios a mano. Puede resultar muy motivador para los niños ponerse su propio delantal y gorro de cocinero, que podéis hacer vosotros mismos o bien comprarlos. Ahora, buscad los utensilios: bowl, wooden spoon, sieve, can opener, cheese grater, knife (cuenco, cuchara de madera, colador, abrelatas, rallador de queso, cuchillo), todos los que vayáis a utilizar. Lo curioso es que a los niños les encanta prepararlos porque con ello ya están “haciendo” algo realmente, y además en inglés. Para repasar estas palabras, podéis utilizar tarjetas con nombres de utensilios y dibujos, y pedir a vuestro hijo que los encuentre todos para poder empezar. 

Una vez lo tengáis todo listo es hora de ponerse a cocinar. Aquí es donde tendréis que pensar en los pasos de la receta en inglés. Como hemos mencionado más arriba, es muy importante empezar con algo que no sea complicado, como por ejemplo una pizza… con la que los niños, además, disfrutarán si los ponéis a amasar. ¿Qué tipo de vocabulario necesitaréis para hacer algo “sencillo” como una pizza? Vais a practicar palabras que indican una secuencia: first, then, next, after (primero, después, a continuación, luego), y por supuesto bastante gramática. Podéis enseñarle a vuestro hijo el imperativo, mientras le decís cómo tiene que add, put, stir, mix o sprinkle (añadir, poner, remover, mezclar o espolvorear) los ingredientes para elaborar su primera pizza en inglés. Lo bueno de este plato es que podrá diseñar incluso el aspecto final que le gustaría darle. Si estáis buscando ideas, aquí tenéis una estupenda receta de pizza.

Recetas en inglés para niños

Comida internacional

Cocinar juntos recetas en inglés para niños no es solo fantástico para conseguir que prueben nuevos alimentos y aprendan sus nombres, sino una oportunidad única para que toda la familia os inspiréis en la gastronomía de otros lugares y os animéis a probar platos nuevos y originales. ¡Ya veréis cómo dentro de nada vuestro hijo estará preparando y comiendo sushi, guacamole e incluso el temido brócoli

Si establecéis un tema por países para el fin de semana podréis aprovechar para probar una serie de pequeños grandes platos para comer sin cubiertos que a vuestro hijo le encantará preparar y degustar. Será una forma de apreciar los sabores y texturas de la cocina tradicional de todo el mundo, así como de enriquecer su vocabulario.  

La cocina y el inglés son habilidades básicas para la vida, que los niños pueden aprender y con las que disfrutarán ya desde la guardería, en infantil o en primaria, y que más adelante, cuando sean mayores y más independientes, les vendrán de maravilla.

Ocasiones especiales

Otra idea es sacar el máximo partido a los periodos festivos como Semana Santa, Pascua, Halloween y Navidad para probar apetitosas recetas que vuestros hijos estarán deseando cocinar, comer y compartir con toda la familia. Por ejemplo, en LearnEnglish Kids les enseñarán a hacer espeluznantes helados de plátano, y en el blog de The Foodies encontraréis una amplia variedad de recetas novedosas y muy divertidas. Con todas ellas, aprender inglés se convierte en algo tan entretenido que vuestro hijo nunca olvidará la experiencia de preparar sus propias manzanas de caramelo.

Si necesita un poco de motivación extra para ayudaros en la cocina o consolidar las palabras nuevas, siempre podéis ver juntos en YouTube un par de capítulos del canal infantil CBeebies de la BBC y enteraros, por ejemplo, de cómo hacer junto a vuestro hijo una riquísima tarta de piña al revés. ¡Con esa pinta, seguro que todos querréis probar un buen trozo!

"Please can I have some more?”. ¡No olvidéis el postre!

No todos los postres tienen que ser el típico sticky toffee o pudin inglés con salsa de caramelo. Unos saludables pinchos de fruta natural os permitirán además revisar otro buen puñado de palabras. Y no pueden ser más simples: solo hacen falta palillos de brocheta, fruta variada en trozos y… voilà! Vuestro hijo puede ir diciendo cómo se llama cada fruta mientras la coloca en el pinchito (¡o antes de comérsela!).

Otra opción muy sana son las fruit filled pancakes (tortitas rellenas de fruta). Además de aprender, por fin, cómo hacer tortitas, los niños serán la envidia de sus compañeros cuando surja el “Pancake Day” en la clase de inglés, pues se trata de una tradición muy popular en el Reino Unido para Carnaval. 

Emplear recetas en inglés para niños nos ayuda a ampliar su vocabulario presentándoles nuevos alimentos en este idioma. Una manera simpática de practicar es ayudarles a hacer sus propias barritas de muesli y pedirles que os digan qué ingredientes les han puesto. Así, además de repasar algunas frutas, explorarán toda una gama de oats, raisins y nuts (avena, pasas y nueces). Pueden tomarlas como postre, ¡o llevárselas para el recreo y presumir de nivel tanto de inglés como de cocina!

Y si vuestro pequeño cocinero no acaba de lanzarse, podéis fabricaros un ayudante que solo hable inglés a partir de una cuchara de madera, que mientras preparan sus recetas favoritas le animará a utilizar todo el inglés que ya sabe. 

Cocinar con niños es una actividad muy completa en la que pueden aprender cosas sobre otras culturas, nuevas habilidades y, por supuesto, inglés.

¿A qué estáis esperando? ¡Manos a la obra!

Sheona Smith

Es profesora y formadora de profesores en el centro del British Council en Palma de Mallorca, donde trabaja desde 2008. Le gusta su trabajo porque le permite conocer a alumnos con diferentes perfiles y edades. También es examinadora de Cambridge y una gran admiradora de la enseñanza y el aprendizaje online. Además, ejerce como moderadora de los cursos de la web TeachingEnglish desde 2011. En su tiempo libre disfruta leyendo y haciendo excursiones por la montaña con su familia.

También te puede interesar...