Por Sheona Smith

31 enero 2018 - 16:41

Vocabulario en inglés para niños

La mayoría de la gente piensa que los niños son esponjas y que el número de palabras que son capaces de asimilar y recordar no tiene límites. Pero ¿es así realmente?

Para muchos niños que están aprendiendo un segundo o un tercer idioma no es tan fácil retener el nuevo vocabulario y utilizarlo a la hora del examen o cuando sus tías o sus abuelos, con la mejor intención del mundo, empiezan a interrogarlos en ese idioma. Buena parte de los padres y profesores afirman que para algunos niños es realmente complicado recordar el vocabulario que han aprendido en el aula, especialmente si se encuentra fuera de contexto. A menos que vuestro hijo haya repasado y visto las palabras en repetidas ocasiones, puede suponer un esfuerzo considerable recordar los nombres de los colores o de los animales de la granja que parecían tan sencillos en la clase de inglés.

Así pues, ¿cuáles son las mejores maneras de ampliar el vocabulario en inglés de los niños de primaria y de ayudarles a recordar y a emplear las palabras que conocen cuando las necesiten?

Interés

Lo primero de todo para contribuir a que el vocabulario sea fácil de recordar es conseguir que los niños se interesen por el tema, así que olvidaos de sentarlos ante una lista de verbos irregulares para que la memoricen como un loro hasta que se les quede, porque terminarán odiando el inglés. Resulta mucho más entretenido hacer un juego con ellos o contarles una anécdota interesante. Si exageráis o enfatizáis las palabras más importantes y conseguís que las vayan recordando y las repitan lograréis atraer su atención hacia ese vocabulario.

Es por ello que los cuentos son un modo fantástico de presentar el vocabulario nuevo y de mantener a vuestro hijo atento al contenido mediante los dibujos e ilustraciones en color. Por supuesto, si le gusta especialmente una historia concreta terminará aprendiéndose palabras y frases de memoria, gracias al contexto claro en el que se encuentran. Podéis utilizar las aventuras de los personajes de LearnEnglish Kids y sus numerosas actividades lúdicas con vocabulario, así como las narraciones del sitio web de Oxford Owl, muy visuales y entretenidas, que incrementarán el léxico en inglés de vuestro hijo.

Eso no quiere decir que la memorización no sea una buena estrategia para ayudar a recordar palabras y estructuras clave. De hecho, la repetición es esencial para aprender idiomas, ya que libera la mente para poder concentrarse en otras cosas y no tener que preocuparse por intentar acordarse de una palabra determinada. Hay muchas formas divertidas de archivar el vocabulario en la memoria, mediante canciones, rimas, trabalenguas y juegos.

Si a vuestro hijo le apetece convertirse por un rato en cantante de rap, ¿por qué no os hacéis con una gorra y le animáis a triunfar en inglés? El rap es genial para automatizar el vocabulario: podréis comprobarlo si echáis un vistazo a los vídeos en YouTube de Jason Ravine, conocido como el “Fluency MC” (el “rapero de la fluidez”), que ha creado raps muy divertidos usando desde adjetivos hasta verbos en past simple.

Vocabulario en inglés para niños

Personalización

Tanto los adultos como los niños tendemos a recordar mejor lo que nos parece relevante, por lo que si sois capaces de establecer una conexión entre el tema del que trata el vocabulario y vuestro hijo tendréis más posibilidades de que recuerde esas palabras. Por ejemplo, si estáis hablando de los animales, podéis fijaros especialmente en los que le gustan, o en los que le disgustan, o incluso en los que le gustaría tener. ¿Qué animales ha visto en el parque? O ¿puede deciros qué mascotas tienen sus compañeros del cole?

Una pequeña rutina diaria con la que consigamos que nuestros hijos jueguen con las palabras en inglés les ayudará de forma eficaz a recordar lo que han aprendido. Supongamos que vuestro hijo hace los deberes en la mesa de la cocina: utilizad ese espacio también para jugar a algún juego de vocabulario. No siempre es imprescindible tirar de tecnología; a veces, un sencillo juego de cartas o uno de hacer parejas de tarjetas asociando ilustraciones y palabras os servirá para que vuestro hijo repase el vocabulario antes de empezar a hacer los deberes, o para hacer una pausa de 10 minutos en su tiempo de estudio.

Y no penséis que estos juegos solo pueden realizarse con sustantivos; con niños de los últimos cursos de primaria podéis jugar a unir contrarios, verbos en presente con sus formas en pasado o adjetivos comparativos y superlativos. Tenéis más ideas en esta otra entrada sobre juegos en inglés para niños de 6 a 12 años.

Nuevas tecnologías para ampliar el vocabulario de vuestro hijo

¡Tampoco nos olvidemos de que las nuevas tecnologías existen! La mayoría de nuestros hijos manejan bastante bien las tabletas, así que, con los necesarios controles parentales activados, pueden aprender vocabulario acerca de muchos temas empleando solo diez minutos al día. Aunque tendremos que vigilar que no pasen demasiado tiempo delante de la pantalla, las aplicaciones pueden aportar un elemento lúdico al aprendizaje y favorecer la interacción y la repetición del léxico de forma entretenida. De hecho, aprender vocabulario mientras uno se divierte es la base de la mayoría de las aplicaciones del British Council para niños.

Muchos profesores son grandes fans de Quizlet, una herramienta para hacer flashcards o tarjetas de aprendizaje. Este sitio web no es solo para uso exclusivo de los adultos, pues nuestros jóvenes son nativos digitales, así que podéis proponerles que os demuestren sus habilidades informáticas y hagan sus propias tarjetas digitales de vocabulario. Y, como permite añadir imágenes, incluso los peques podrán utilizarlo. Lo bueno es que además podéis imprimir las tarjetas que haga vuestro hijo y usarlas en juegos para ejercitar la memoria.

Esto hace sentirse a los niños los verdaderos protagonistas de su aprendizaje, de forma que si un día tiene ganas de hacer unas cuantas tarjetas con los equipos de fútbol para el próximo Mundial, por ejemplo, ¡adelante! ¡Será un medio excelente para repasar los países y las nacionalidades en inglés!

Representación gráfica de ideas (sketchnoting)

Es una manera divertida de recordar la información apoyándose en elementos visuales. Podéis desafiar a vuestro hijo a representar de forma gráfica un cuento que ha leído o una descripción de cómo le ha ido en el parque, por ejemplo, utilizando dibujos, flechas u otros signos, palabras, etc. Siempre es mucho más fácil recordar una palabra asociada a una imagen que la palabra sola, pero lo más importante es que el proceso mental que se desarrolla mientras elaboramos los elementos visuales nos ayuda a recordar el vocabulario mucho mejor.

Merece la pena, pues, invertir en un cuaderno especial para tomar notas gráficas en inglés a modo de diario, y así vuestro hijo podrá tener un recuerdo entrañable de esta etapa de su vida y de los acontecimientos más importantes que haya vivido. También podéis invitarle a escuchar audiolibros e ir tomando notas visuales que le ayuden a recordar las palabras más importantes de la historia. En YouTube encontraréis montones de tutoriales en vídeo e información sobre cómo tomar notas con elementos visuales o sketchnoting para niños de primaria.

Repaso y mantenimiento

Es importante que, como parte de sus hábitos diarios, vuestro hijo se acostumbre a revisar el vocabulario que está estudiando. Una forma de favorecerlo es dejarle que se grabe a sí mismo diciendo las palabras nuevas, escuchar la grabación y volverla a grabar con distintos tonos: contento, triste, enfadado, etc., hasta que las recuerde todas. ¡Hoy en día es sencillísimo con cualquier dispositivo móvil! También podéis convertir el repaso del vocabulario en un juego con el que “picarle” un poco a la hora de la cena; funciona muy bien con frases del tipo: “Mamá [o papá] lo llama ‘portátil’, pero la profe [que mencione su nombre] dice… ¡‘laptop’!”. 

Si en casa habláis más de un idioma, podéis utilizar estos consejos para reforzar los que conozca vuestro hijo… ¡y no dejar que se os escape ninguna palabra!

Sheona Smith

Es profesora y formadora de profesores en el centro del British Council en Palma de Mallorca, donde trabaja desde 2008. Le gusta su trabajo porque le permite conocer a alumnos con diferentes perfiles y edades. También es examinadora de Cambridge y una gran admiradora de la enseñanza y el aprendizaje online. Además, ejerce como moderadora de los cursos de la web TeachingEnglish desde 2011. En su tiempo libre disfruta leyendo y haciendo excursiones por la montaña con su familia.

También te puede interesar...