Por Tracey Chapelton

24 noviembre 2017 - 09:40

Vídeos infantiles ingles

La televisión y los vídeos infantiles en inglés son un recurso muy útil para aprender este idioma, pero es importante saber utilizarlos.

¿Cómo pueden aprender inglés los niños con ayuda de la televisión?

Ver la tele en distintos idiomas es hoy en día más sencillo que nunca. Con solo apretar un botón, los peques pueden ver en inglés los dibujos animados que más les gusten, lo que ofrece innumerables ventajas. Por ejemplo, dado que para aprender un idioma hay que escucharlo lo más posible, los vídeos infantiles en inglés pueden serviros perfectamente para proporcionar a vuestro hijo ese contacto vital con el idioma aunque vosotros no lo habléis.

Cuando ven la televisión en inglés, los niños escuchan el lenguaje que se habla de verdad unido a elementos visuales y a una trama argumental: las imágenes les ayudan a entender lo que ocurre, el argumento mantiene su interés… y todo ello mientras adquieren o consolidan vocabulario sin darse cuenta.

Mostrad interés por lo que ve vuestro hijo

Según mi experiencia, cuando más aprenden los niños es cuando los padres os mostráis verdaderamente interesados por lo que están viendo o escuchando, por ejemplo hablando de los personajes o riéndoos juntos cuando suceda algo gracioso.

Repetid con vuestro hijo las exclamaciones de los diálogos: “Stop!” (“¡Para!”), “Don’t do that!” (“¡No hagas eso!”), “Over here!” (“¡Por aquí!”); divertíos con los sonidos que aparezcan: “Boing’”, “Pow!”, “Boom!”; mostrad una genuina curiosidad y hacedle preguntas sobre los protagonistas o sobre la acción, como “Why do you think he did that?” (“¿Por qué crees que ha hecho eso?”), “Where did she go afterwards?” (“¿A dónde fue después?”), “What do you think will happen in the next episode?” (“¿Qué crees que pasará en el capítulo siguiente?”).

Este tipo de vinculación con los personajes y con el argumento ayuda de verdad a los niños a reflexionar sobre lo que han estado viendo, a organizar sus pensamientos y a desarrollar su comprensión, y asimismo os servirá a vosotros para haceros una idea de lo que están disfrutando con ese programa. Que sea una conversación alegre y distendida, no un interrogatorio o un examen. Es perfectamente válido utilizar vuestra lengua materna si no habláis inglés o si vuestro hijo todavía no ha desarrollado la capacidad para comunicarse en este idioma.

¿Qué pasa si nuestro hijo no se entera de nada?

Lo más probable es que entienda mucho más de lo que cree. Los niños muy pequeños puede que ni siquiera se den cuenta de que están viendo un vídeo en otra lengua, y lo disfrutarán y serán capaces de seguirlo como si estuviera en la suya propia. Si vuestro hijo afirma que no comprende nada, decidle que no se preocupe y que compruebe lo mucho que puede entender simplemente viendo lo que hacen los personajes.

Si ha tenido contacto con el inglés en clase o con algún amigo o familiar, pedidle que escuche con atención para intentar distinguir alguna de las palabras que ya sabe… y no os perdáis su carita iluminada de alegría cuando se dé cuenta de que sí conoce unas cuantas palabras.

¡Levantaos del sofá!

Una de las razones por las que no es bueno pasar demasiado tiempo frente al televisor es que los niños necesitan mucha actividad física, como advierte el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido, por lo que dedicar muchas horas a una actividad pasiva como ver vídeos resulta perjudicial para el desarrollo infantil.

¿Cómo aprovechar entonces los beneficios de la televisión en inglés? Vedla de forma activa: si los personajes bailan, levantaos y bailad con vuestro hijo. Moveos también por la habitación al ritmo de la música del inicio y del final del programa, y uníos a las acciones de las canciones que salgan en el capítulo. En la etapa preescolar, el desarrollo físico y el del lenguaje están interconectados, por lo que el hecho de levantarse y moverse también facilitará que vuestro hijo recuerde las palabras y expresiones nuevas.

Vídeos infantiles ingles

Vedlo una y otra vez

A los más pequeños les encanta ver el mismo capítulo de su serie preferida una y mil veces. Cuanto más lo ven, más entienden, y más capaces serán de interactuar con él en algún momento. Esta repetición es sumamente valiosa para aprender idiomas, así que aprovechad al máximo esa tendencia natural de vuestro hijo, aunque parezca el cuento de nunca acabar.

Favoreced el aprendizaje activo

Además de hacer preguntas sobre los personajes y el argumento, que es una forma muy recomendable de aprender de forma activa, sacad las pinturas para que vuestro hijo haga un dibujo de los personajes o escenas que más le hayan gustado. 

También puede ser muy divertido emplear plastilina u otros materiales para representar y hablar de temas que hayan surgido en ese vídeo, de los rasgos físicos de los personajes (ojos, pelo, estatura, complexión, etc.) y de los colores que ha escogido para plasmar todo ello. 

Aquí tenéis algunas ideas para aprovechar vuestro talento creativo con los más pequeños de la casa. En el caso de que no sepáis inglés, quizá vuestro hijo pueda enseñaros a vosotros algunas palabras mientras describe su pequeña obra de arte. Además podéis hacer juntos la ropa de su personaje preferido y animarle a disfrazarse y representar una de las escenas que más le atraigan. ¡Puede resultar muy entretenido, sobre todo si participan también sus hermanos o amigos! Si los niños han visto muchas veces ese programa, les resultará mucho más sencillo introducir expresiones o frases enteras en el diálogo.

Observad a vuestro hijo mientras juega

En ocasiones los padres no están muy seguros de lo que van aprendiendo sus hijos, pero preguntarles no siempre es lo más adecuado para obtener información. A veces ocurre que los niños se quedan callados si tienen la impresión de estar en un aprieto o no comprenden por qué estáis haciendo esa pregunta: por ejemplo, ante una cuestión aparentemente sencilla como “What colour is the car?” (“¿De qué color es el coche?”), algunos niños podrían sentirse confusos y pensar: “¿Por qué mamá quiere saber eso? ¿Es que no ve que el coche es rojo?”. 

En situaciones como esta podrían optar, simplemente, por no responder. De modo que otra forma de averiguar qué ha aprendido vuestro hijo es observarlo en silencio mientras juega, ya sea solo o con sus hermanos o amigos. El juego puede deciros mucho de lo que ha comprendido e interiorizado viendo vídeos que le gustan en inglés. Fijaos en lo que hace mientras juega, especialmente en detalles como:

  • usar palabras en inglés para describir alguno de sus juguetes;
  • emplear expresiones en inglés durante el juego simbólico;
  • asumir el papel de alguno de los personajes de un programa que ha visto en inglés y utilizar alguna de sus expresiones;
  • cantar una canción en inglés de alguna de sus series favoritas mientras juega.

Todos estos son ejemplos de que realmente está aprendiendo, así que estad atentos y aguzad el oído.

Una última consideración sobre el uso de la televisión

La tecnología pone a nuestro alcance en la actualidad un sinfín de oportunidades que antes no existían. Sin embargo, no deja de ser una herramienta, y como tal funciona mejor cuando se encuentra en manos expertas. Con la orientación y el entusiasmo de los padres, la televisión y los vídeos se convierte en un instrumento fantástico para aprender inglés, pero nunca debería sustituir a una interacción de calidad con vuestro hijo.

Tracey Chapelton

Es profesora en el British Council desde 2001 y lleva 12 años trabajando en el centro de Villaviciosa de Odón. También es formadora de profesores y redacta materiales educativos para infantil y primaria. Además, es educadora principal en el curso online del British Council ‘Inglés en infantil’. Le fascinan los idiomas y cómo los aprendemos, sobre todo los niños pequeños. En su tiempo libre disfruta viajando.