Cómo las películas pueden ayudar a tus hijos a aprender inglés

Por Sheona Smith

07 junio 2017 - 13:00

Hoy en día, ya desde primaria, los niños están expuestos a una gran cantidad de mensajes en inglés a través de internet, youtubers y los famosos influencers en redes sociales. Así que, ¿qué tal si les animamos a ver películas… también en inglés? Seguro que aprenderán a “pescar” algunas palabras durante ese rato.

Muchos de nosotros, buscando alternativas para mejorar nuestro nivel, hemos recurrido a ver programas de televisión y películas en inglés para descubrir más tarde que no parecen tan útiles como habíamos pensado. Pero no podemos negar el hecho de que el lenguaje empleado en el cine es real y se encuentra en un contexto claro y, por ello, las películas en inglés para niños pueden ayudarles a mejorar su conocimiento de este idioma, siempre y cuando las utilicemos adecuadamente.


¿Qué y durante cuánto tiempo?

Antes de nada, pensemos en lo que querrá ver un niño o una niña de primaria, especialmente si es en otro idioma. Es importante comenzar con películas que no duren mucho en el caso de que vuestro hijo no esté acostumbrado a ver programas en inglés, ya que probablemente una de dos horas sea demasiado para las primeras veces. Empezad con algo más bien breve para que tenga la oportunidad de habituarse a escucharlo. Podéis echar un vistazo a los títulos sugeridos en la web Childhood101.com.

Otra opción es dividir una película más larga en sesiones de unos 20-30 minutos. ¡Lo mismo os lleváis la sorpresa de que vuestro hijo está tan absorto en ella que os pide que la dejéis un poquito más!

Recordad que no siempre la película elegida será un éxito. Algunas, sencillamente, no les gustarán, ya sea por el argumento, por la combinación de acentos o incluso por la música. Pero no desesperéis, podéis probar con otros muchos títulos. Quizá sea buena idea poner primero el tráiler original para que sea vuestro propio hijo quien decida si quiere ver la película.


Subtítulos: ¿en qué idioma?

Me he encontrado con muchos padres que insisten en que sus hijos mayores vean cine en inglés con los subtítulos en español. Si lo habéis intentado con algún programa o película (¡y apuesto a que sí!), seguro que habéis acabado limitándoos a leer los subtítulos en español, con lo cual habéis desperdiciado la oportunidad de practicar inglés. 

Por el contrario, activar los subtítulos en inglés es un modo estupendo de seguir aprendiendo, ya que os permitirá comprobar qué palabras conocéis realmente. Aunque mucha gente considera ver películas como una actividad pasiva, lo cierto es que cuando los niños ven y escuchan algo en otra lengua su cerebro realiza una enorme actividad, fundamental para ayudarles a recordar lo que ven y oyen.

Así pues, aunque dejar o no los subtítulos depende de la edad de vuestro hijo (puede no ser conveniente para niños de los primeros cursos de primaria, que probablemente necesiten grandes esfuerzos para leer el texto), yo recomendaría ponerlos siempre que al niño no le molesten, para que se acostumbre a tenerlos en la pantalla mientras ve la película.

¿Qué películas escoger?

Una de las habilidades esenciales para quien estudia inglés es saber hablar sobre sí mismo, y para ello no hay mejor película reciente que Del revés (Inside Out), de Disney/Pixar.

En ella abunda el vocabulario básico sobre las emociones que los niños aprenden en clase desde el primer día. Esto tiene la ventaja de que desde el principio les sonarán algunas palabras. Expertos en educación afirman que resulta más fácil aprender un idioma si ya conocen algunas palabras, sobre las que se aprenden las demás, así que Del revés os ofrece ese trabajo ya hecho. El argumento gira en torno a Riley, una niña que se ha mudado de casa por el trabajo de su padre. Sus emociones le ayudan a desenvolverse en su nueva vida y en las situaciones que experimenta, que les resultarán familiares a muchos niños.

Por supuesto, hay otras películas en inglés para niños que son todo un "clásico" como por ejemplo: Frozen, de Disney; Shrek, de Dreamworks y Toy Story, de Pixar. No excluyáis películas que ya conozcan los niños, pues pueden ser un buen modo de ir habituando a ver cine en inglés a los que no se muestren tan entusiasmados con la idea. El hecho de que ya hayan visto ese título les hará sentirse menos agobiados, ya que serán capaces de entender lo que pasa sin necesidad de conocer cada palabra.

Recursos generados a partir de películas

Una vez haya terminado la película es importante hablar con los niños de lo que han entendido, y si se trata de una cinta con material relacionado como revistas, dibujos animados o libros, podéis utilizarlo para mantener otras conversaciones en inglés sobre los personajes. Los dibujos para colorear, como los que podéis encontrar en la web Hellokids.com, sirven para describir a los personajes, y los tebeos o revistas en inglés proporcionan lectura adicional sobre un tema que ya les resultará familiar.

La mayoría de las películas en inglés para niños de estas edades cuentan con magníficas bandas sonoras, otro recurso excelente para mejorar. Después de verlas, podéis animar a vuestro hijo a cantar mientras escucha la música que sonaba en ellas, y a que aprenda algunas frases útiles de cada canción. Podéis hacer una sesión de karaoke en inglés con las canciones de Frozen, o meteros, por ejemplo, en la piel de los personajes de ¡Canta! (Sing), de Illumination, que incluye tanto canciones pegadizas y populares, como otras nuevas que los niños adorarán. 


Estímulo y pensamiento crítico

Una manera de reforzar el aprendizaje positivo que se produce al ver películas en inglés es convertirlo en un evento familiar. Preparad una auténtica “noche de cine”, con luz tenue y palomitas para que los niños perciban que no se trata solo de una forma de practicar inglés, sino de una divertida actividad en familia de la que disfrutáis algunos viernes, por ejemplo.

Ver películas en inglés para niños os ofrece además la posibilidad de fomentar la escucha activa y el pensamiento crítico de los pequeños, pues al terminar podéis pedirles que os expliquen partes que os habéis “perdido”, o profundizar un poco más acerca de “por qué” ha ocurrido algo de esa manera y qué habrían hecho ellos en la misma situación. Así les animaréis a participar de forma activa, contándoos lo que han entendido y cómo habrían reaccionado. Podéis incluso fingir que les habéis entendido mal, para que tengan que corregiros. Todo ello les ayudará a procesar tras la película lo que han visto y oído, y a que las palabras se fijen mejor en su cerebro y les resulten más fáciles de recordar.

En resumen, para mejorar el nivel de vuestro hijo empleando películas en inglés para niños, debemos recordar que:

  • Al principio hay que procurar que las sesiones sean cortas, de unos 20-30 minutos.
  • Probad con distintos tipos de películas y no desistáis si hay alguna que no le gusta a vuestro hijo.
  • Favoreced el pensamiento crítico y la escucha activa preguntándole qué ha entendido y por qué ha ocurrido alguna cosa concreta, o fingiendo que no habéis entendido algo, con el fin de que tenga que explicároslo.
  • Buscad material adicional derivado de la película, como revistas, tebeos, canciones, fichas con actividades, etc., para profundizar en el tema con vuestro hijo y repasar lo que ha aprendido.
  • Ved en inglés películas “clásicas” que ya conozca para favorecer la comprensión.

Sheona Smith

Es profesora y formadora de profesores en el centro del British Council en Palma de Mallorca, donde trabaja desde 2008. Le gusta su trabajo porque le permite conocer a alumnos con diferentes perfiles y edades. También es examinadora de Cambridge y una gran admiradora de la enseñanza y el aprendizaje online. Además, ejerce como moderadora de los cursos de la web TeachingEnglish desde 2011. En su tiempo libre disfruta leyendo y haciendo excursiones por la montaña con su familia.

También te puede interesar...