Por Anne Wilding

04 julio 2018 - 09:34

©

British Council

Una de las mejores maneras de que los niños de primaria aprendan inglés es mediante el teatro, que supone una ruptura respecto a la rutina, es divertido y contextualiza el vocabulario en la situación que elijáis, desde un supermercado a un mundo fantástico.

Además, combina la comunicación verbal y no verbal, dotando de un significado más completo a las palabras utilizadas. Pero quizá lo más importante sea que deja el control no en las manos del adulto (profesor o padre), sino del niño, que será quien decida con su imaginación lo que va a ocurrir.

Preparación

La mera idea del teatro (en inglés o en otro idioma) puede resultar intimidatoria para algunos niños. ¡No todos somos estrellas de Hollywood en ciernes! Pero una buena preparación previa puede proporcionar la confianza suficiente para conseguir que los más tímidos ― y los padres ― se sientan cómodos, haciendo que os mováis sin sentir la presión de tener que ser creativos.

Probad estas sugerencias:

Clapping games (juegos de palmas): los participantes se sientan en círculo (o frente a frente, si solo sois dos), y el primero da palmas inventándose un ritmo, que el siguiente participante tiene que repetir. Para hacerlo más difícil podéis ir contando al mismo tiempo.

Keep fit (Todos en forma): es similar a un juego de palmas, pero no se realiza solo con las manos. El primer participante realiza un movimiento en el que tiene que utilizar todo el cuerpo (por ejemplo, tratar de llegar al techo o hacer el salto de la estrella, agachándose y estirando brazos y piernas al saltar para formar una estrella), que los demás participantes deberán imitar.

En el sitio web de Beat by Beat Press encontraréis una amplia variedad de actividades de preparación, como esta de Shake it off (Sacúdete), en la que los jugadores se libran de la tensión agitando sus miembros de uno en uno.

Improvisación

La improvisación y el juego de roles os permiten a vosotros y a vuestro hijo meteros en la piel de un personaje para practicar inglés y explorar el mundo. La regla más importante de la improvisación es que no hay que coartar la imaginación de vuestro compañero: si comenta que acaba de entrar un elefante azul, es que ha sido así. Dicho esto, es bueno contar con algunos argumentos generales para escoger (quizá escribiéndolos en papelitos y sacando uno al azar de una bolsa), proporcionando así un cierto contexto. Por ejemplo:

  • aprender a esquiar, a hacer surf o a usar el torno de un alfarero;
  • enseñarle a un amigo vuestra fantástica nueva mascota: un dragón, un tigre o una tarántula;
  • mostrarle a un amigo vuestra lujosa mansión o palacio;
  • una clase de inglés, en la que vuestro hijo sea el profesor.

Si necesitáis inspiración podéis escoger, por ejemplo, entre las numerosas ideas de argumentos para improvisar que encontraréis en ThoughtCo.

©

British Council

Yes, No, Please, Banana

En este juego, uno de vosotros y vuestro hijo (o dos niños) tenéis que inventar un diálogo de 30 segundos usando solo las palabras “yes”, “no”, “please” y “banana”. Animad a los niños a hacer uso de la entonación y de las expresiones faciales, ya que la actuación debe ser creíble aunque no tenga ningún sentido. Es alucinante cuánto partido pueden sacar a este juego los niños más creativos: podéis ver algunos ejemplos de “yes, no, please, banana en YouTube si buscáis ideas o simplemente os apetece echaros unas risas.

Si queréis usar algo más de vocabulario, podéis repetir la escena que habéis inventado, ampliando el diálogo. Así, podéis pasar de:

Banana??

Yes. Banana

(“¿Plátano?”. “Sí. Plátano”)

a:

Is that a banana??

Yes – it’s a banana. Do you have a problem with that?

(“¿Eso es un plátano?”. “Sí, es un plátano. ¿Pasa algo?”).

Esto hará que vuestro hijo se dé cuenta de todo el significado que transmitimos con la cara y con nuestro lenguaje corporal, además de daros la oportunidad de introducir algunas frases más complejas.

The Questions game (El juego de las preguntas)

Para los niños que ya posean unos ciertos conocimientos de inglés, escoged una situación y empezad a representarla, diciendo una frase cada uno. El reto consiste en que cada frase tiene que ser una pregunta, y se responde con otra pregunta, como: “Can I come in?” “Are your shoes clean?” “Why wouldn’t they be?” (“¿Puedo pasar? “¿Tienes limpios los zapatos?” “¿Y por qué no iba a tenerlos?”). ¡A ver cuántas frases sois capaces de construir!

Actividades con mímica

Si vuestro hijo está empezando a aprender inglés, las actividades con mímica son un modo fabuloso de incorporar poco a poco algunas palabras para que vaya aumentando su vocabulario. E incluso, aunque ya sepa bastante inglés, podéis serviros de estas actividades para reforzar y ampliar lo que ya sabe.

Sign Language Poetry (poesía en lengua de signos): en 2017 tuvo lugar el primer certamen de poesía en lengua de signos del Reino Unido. Los poemas en lengua de signos son expresivos y bellos, y pueden entenderse aunque no conozcáis esta lengua. Hay muchos vídeos por internet que podéis ver con vuestro hijo. En la interpretación de Ella Mae Lentz del poema “Dew on Spider Web”, de Clayton Vallis, en lengua de signos americana, reconoceréis claramente la tela de araña, el rayo de luna que la atraviesa y las acciones de hacer una foto, pintar y conservar los recuerdos en la memoria. Incorporad algunas palabras habladas mientras actuáis: los gestos ayudarán a vuestro hijo a averiguar y recordar el significado de cada una de ellas.

The Adverb Game (El juego de los adverbios): en este juego, un participante piensa en un adverbio (quicklyclumsilyhappily... [rápidamente, torpemente, felizmente…]). Los demás jugadores pueden pedirle que realice cualquier acción (walkdancefry an egg [caminar, bailar, freír un huevo…]) del modo que indica el adverbio misterioso, hasta que adivinen cuál es.

Where are we? (¿Dónde estamos?): pensad en un sitio que conozca vuestro hijo y al que vayáis juntos, y representad actividades que realizáis habitualmente en ese lugar; vuestro hijo tendrá que adivinar dónde estáis. Después intercambiad los papeles.

What is it? (¿Qué es?): esta actividad resulta más vistosa si la realizáis con una bolsa vacía. Sacad algo imaginario de la bolsa (un perrito, un lápiz, un reloj…) y mediante mímica jugad con él, utilizadlo, ponéoslo, etc., con el fin de que la otra persona adivine de qué se trata.

Para terminar...

Si buscáis en internet “drama games for language” (“juegos teatrales para mejorar el vocabulario”) tendréis resultados de sobra para escoger. El sitio web TeachingEnglish del British Council tiene más ideas para hacer teatro con niños, incluyendo algunos consejos sobre disfraces. En LearnEnglish Kids existe incluso una plantilla para hacer vuestras propias invitaciones y entradas para el teatro, con las que podréis montar una “producción” realmente especial.

 

Anne Wilding

Anne imparte clases a adultos y niños en el centro del British Council en Bilbao desde 2016. También redacta materiales didácticos, coordina sesiones de cuentacuentos y edita cuadernos de ejercicios para una editorial británica. En su tiempo libre disfruta caminando por las montañas del País Vasco, tomando café en las una de las múltiples cafeterías de Bilbao y escribiendo historias.