Por Sheona Smith

19 marzo 2020 - 09:44

¿Sabías que escuchar bien es una habilidad adquirida? No estamos hablando simplemente de oír canciones en YouTube, aunque esto sea muy recomendable para adquirir vocabulario, tal y como comentaremos más adelante. Se trata más bien de que el modo en que escuchamos depende de lo que estemos oyendo y de otros factores; además, lo que entendemos y retenemos depende de nuestra capacidad para escuchar las palabras que nos rodean.

Y eso ¿qué implica para quienes estamos aprendiendo un segundo idioma? En esencia, que tenemos que esforzarnos por mejorar nuestra capacidad de escucha para poder aprender lo más posible.

Apuesto a que, cuando estabas en clase de inglés, cada cierto tiempo hacíais una actividad de comprensión auditiva (el famoso “listening”) que consistía en una grabación con preguntas tipo test que respondías en base a lo que habías entendido. Es una manera de evaluar la comprensión auditiva, y mucha gente la encuentra útil. Pero si quieres aprender vocabulario y estructuras nuevas, hay muchas otras posibilidades para aprender escuchando.

Si para ti lo más importante es ampliar tu vocabulario, lo mejor es que te centres en un tema. Pongamos por ejemplo que te interesa saber más sobre cómo tratar con personas: en ese caso, puedes buscar pódcast o charlas TED que traten de este tema, “dealing with people”, para trabajarlo.

Radio y pódcast

Lo bueno de los pódcast y de las charlas o entrevistas de TED es que están disponibles en cualquier momento y en cualquier lugar; sin ir más lejos, puedes aprovechar el trayecto en metro o en autobús para ampliar tu vocabulario. Te ayudará enormemente, antes de escuchar un audio sobre el tema que hayas elegido, activar lo que ya sabes: por ejemplo, mediante una “tormenta de ideas” acerca del vocabulario relacionado, tomando notas y previendo el tipo de estructuras que probablemente utilizará el hablante. Así, si esa persona va a dar una charla TED, seguramente usará determinadas expresiones para resumir lo que ha contado o indicar de qué va a hablar a continuación, por lo que es bueno pensar en este tipo de frases antes de ponerse a escuchar. Aquí tienes varios pódcast para profesionales extraídos de la página de LearnEnglish.

No hay nada malo en escuchar un audio más de una vez. De hecho, es excelente para quedarse con las palabras y expresiones clave y para centrarse en cómo se pronuncian a una velocidad normal en la vida real. Te da opción incluso a tratar de repetir lo que oyes, y después compararlo con la versión del hablante.

Para quienes tienen que desplazarse a una cierta distancia todos los días para ir a estudiar o a trabajar, ¿por qué no emplear ese rato para aprender inglés con alguna emisora de radio o con algún pódcast? Hay mucho donde escoger. Puedes acceder a la BBC por internet, con una amplia variedad temática. No te haces idea de cuánta información puedes recabar a partir de un pódcast de noticias o de asuntos de actualidad. Y de nuevo en la plataforma de TED encontrarás temas de lo más variopinto. Solo es cuestión de buscar algo que te interese personalmente. No olvides que, además de ganar en vocabulario, estructuras gramaticales y pronunciación, también podrás aprender mucho sobre otras culturas, y obtener distintas opiniones sobre asuntos de otras partes del mundo.

YouTube

Todo lo anterior está muy bien para la vida diaria, pero ¿qué pasa con el factor del entretenimiento? Pues que hoy en día no hay excusa para dejar el inglés de lado, gracias a YouTube y otros canales y redes sociales, en los que tienes la posibilidad de escuchar lo que quieras y a quien quieras en inglés. Las canciones son fabulosas para trabajar casi sin esfuerzo la gramática, mejorar tu oído y tu fluidez y disfrutar al mismo tiempo. Si no me crees, entra en lyricstraining para verlo con tus propios ojos, ya que cuenta con una amplísimo catálogo para escuchar mientras practicas, por ejemplo, las preposiciones (¡oh, no!, ¡las preposiciones no, por favor!) y la gramática y aprendes palabras nuevas. Esta plataforma, con varios niveles, ofrece buena parte del contenido de forma gratuita. Y si te enganchas y crees que la experiencia merece la pena, siempre puedes invertir en una cuenta de pago.

En YouTube puedes escuchar y además ver la letra si añades la palabra “lyrics al título de tu canción favorita en la casilla de búsqueda. Así disfrutarás cantando a la vez que lees las palabras, lo que facilita la comprensión. Sin embargo, recuerda que en las canciones, como en la poesía, suele haber numerosas palabras y expresiones que no se utilizan con su significado literal.

El British Council cuenta con un increíble canal de YouTube con todo tipo de material para escuchar, y con vídeos cortos que van desde consejos y pautas para exámenes a listas de villancicos e información sobre ópera y otros eventos culturales. 

Películas y series

Quizá quieras centrarte también en entender distintos acentos. Este es un aspecto que pone en aprietos a muchos estudiantes, pues dentro del aula comprenden a sus compañeros y al profesor sin dificultad, pero cuando se encuentran en otros contextos con otras personas que hablan el idioma con fluidez aparecen los problemas. Mi consejo para estos casos es elegir una serie en Netflix u otra plataforma de contenidos teniendo en cuenta dónde tiene lugar la acción. Por ejemplo, Peaky Blinders te permitirá practicar toda la gama de acentos británicos e irlandeses, igual que Juego de Tronos. 

Al principio puedes seleccionar los subtítulos en español para ir ganando confianza, pero es muy recomendable que después pases a ponerlos en inglés y finalmente, cuando tengas más seguridad, los quites del todo. De lo contrario podrías terminar esforzándote por leerlos para seguir el hilo, en vez de escuchar a los personajes. Tienes que asumir que cuando estés inmerso en una conversación real en un pub de Birmingham no vas a disponer de subtítulos de ningún tipo.

Si te interesa comprender el inglés americano, lánzate a ver una serie estadounidense como Friends, un clásico de los años noventa; si en vez de la comedia te va más el suspense, ¿por qué no pruebas con Stranger Things?

En función de cuál sea tu forma de estudiar, puedes ir anotando el léxico novedoso con el que te vayas topando, lo cual resulta especialmente útil si después repasas tus notas para afianzarlo. Otras personas prefieren simplemente habituarse a ver series o películas en inglés y buscar solo las palabras o frases que realmente les descoloquen o les impidan entender lo demás.

¿Eres cinéfilo? A lo mejor quieres probar English Central y su amplio surtido de vídeos de películas, programas y documentales, que además te permite ver un fragmento y después repetir el diálogo o las frases que has escuchado; de ese modo mejorarás tanto en comprensión auditiva como en pronunciación y vocabulario. Los vídeos están clasificados por niveles, así que empieza con el que te resulte más cómodo, antes de pasar a otros que te supongan un reto.

Tienes más ideas en esta otra entrada de nuestro blog sobre cómo practicar tu listening por internet.

Práctica para exámenes

En el caso de que estés preparándote para algún examen, tendrás que aplicar una cierta estrategia a tu forma de escuchar, y eso implica utilizar la técnica correcta para el tipo de preguntas que debas responder.

Además de nuestras recomendaciones en entradas anteriores sobre cómo practicar el listening para el nivel B1, B2 C1, hoy queremos hacer énfasis en que es muy típico en esas preguntas tener que fijarse no solo en la información general, sino también en términos muy precisos. Por ello es imprescindible cerciorarte de qué es lo que entiendes, con el fin de saber si captas tanto lo esencial de ese audio como palabras o frases concretas. Dependiendo de tu nivel y del examen al que te vayas a presentar, puede que debas prestar atención asimismo a cómo emplean los hablantes el lenguaje para hacerte una idea de cuál es su actitud o su opinión. Y, además de practicar todo lo anterior, es posible que quieras comprobar cómo va tu comprensión auditiva y si vas haciendo progresos, tal y como te permite la página de LearnEnglish Teens, que incluye bastantes ejercicios de listening muy útiles y a distintos niveles. Si quieres avanzar, ve aumentando la dificultad a medida que ganes confianza: cuando entiendas el 90 % de lo que oyes es el momento de pasar al siguiente nivel. En nuestro blog encontrarás otras entradas con muchos más consejos sobre cómo prepararte para certificar el nivel B1 de inglés, para el First u otros exámenes que certifican el nivel B2, para el C1 e incluso para exámenes dirigidos a niños como Movers y Flyers.

Sea como sea, si echas el resto para mejorar tu capacidad de escuchar en inglés, poner a prueba lo que vas aprendiendo y sacar partido de la experiencia, estoy segura de que pronto notarás tus progresos. Happy listening!