Por Cath McLellan

20 septiembre 2018 - 16:37

 listening para el B1 de inglés

Si preguntas a estudiantes de inglés qué nivel tienen, la respuesta suele ser: “Intermedio”. Pero el nivel intermedio de esta lengua puede significar cosas muy distintas según para quién. Para algunos, basta con poder pedir una cerveza y preguntar cómo llegar a algún sitio, mientras que otros opinan que a menos que seas capaz de leer Cumbres borrascosas en versión original nunca podrás considerar que posees ese nivel o que algún día llegarás a superarlo.

La comprensión auditiva también varía enormemente de unos estudiantes a otros, y depende en gran medida de sus vivencias al margen del aula. En esta entrada de nuestro blog vamos a darte cuatro buenos consejos para mejorar tu listening en el nivel B1 de inglés.

Con el B1 se supone que debes “ser capaz de entender los puntos principales de asuntos que te son conocidos en una conversación clara y en lengua estándar”, según el Marco común europeo de referencia para las lenguas. Para ello, es importante seguir estas pautas:

1. Escucha (¡mucho!)

En el caso de que asistas a clases de inglés, habrás realizado ya unos cuantos ejercicios de comprensión auditiva de los que aparecen en los libros de texto. En ellos se suele pedir a los alumnos, por ejemplo, que “escuchen y decidan si las frases siguientes son verdaderas o falsas”, aunque en situaciones que generalmente se parecen poco a las de la vida real. Algunas veces el profesor trata de explotar el listening un poco más y os pide que miréis la transcripción e identifiquéis algunas palabras, o quizá que habléis sobre lo que habéis oído, que ciertamente son habilidades útiles y pueden ayudar a darse cuenta de cómo suena la lengua inglesa.  

Pero los audios de los libros de texto están cuidadosamente clasificados en función de su dificultad, y los guiones los leen actores que son conscientes de que los oyentes están estudiando inglés, por lo que tienden a enunciar las palabras de forma muy exagerada, a hablar despacio, a hacer pausas y a esperar su turno antes de hablar. En la vida real, sin embargo, la gente no habla así. Si escuchas una conversación de verdad, se tiende a hablar a la vez que otros, a empezar frases que luego no se terminan, a hablar entre dientes, a reírse, etc., y normalmente no se tiene en cuenta el nivel de inglés de quien está escuchando.

Por eso es bueno tratar de practicar la comprensión auditiva escuchando otros tipos de conversaciones y audios. Quizá te asuste un poco al principio, pero en el nivel B1 tienes que empezar a forzarte a comprender cosas más difíciles. Es habitual considerar este nivel como un punto muerto, un lugar donde te estancas: estás orgulloso de haber alcanzado un nivel intermedio de inglés pero desde que llegaste allí estás como atascado, a pesar de haberlo intentado todo para subir de nivel. Es completamente normal (aunque frustrante), y para avanzar hay que sufrir un poco. Uno o dos ejercicios de listening a la semana en clase no bastan. Si quieres más ideas, entérate de cómo puedes practicar inglés fuera del aula.

2. Escoge tu propio material

Puedes comenzar con otros materiales clasificados por niveles, como estos pódcast del British Council, que forman una serie en la que se tratan diversos temas, desde noticias hasta el ámbito de la moda. Están pensados para estudiantes de nivel A2-B1, por lo que sería un buen punto de partida si para ti la comprensión auditiva es algo muy complicado. No tengas miedo a empezar con algo sencillo y después pasar a algo más avanzado. Otra sugerencia es hacerte con libros de lectura graduada, que suelen incluir el correspondiente CD para poder escuchar y leer al mismo tiempo, lo que te ayudará a enterarte mejor de cómo suenan las palabras en inglés y qué entonación debes darles.

Si ya te sientes relativamente seguro en tu nivel, puedes pasar a Big City, Small World, una audioserie basada en un grupo de personas que viven en Londres.

Estas series del British Council vienen con actividades que te ayudarán a comprobar si has entendido tanto las ideas principales como la información más detallada. Cualquiera de las dos sería un buen complemento a las actividades de listening de clase, y seguro que te ayudarán a mejorar sustancialmente tu comprensión auditiva.

No obstante, con este nivel deberías empezar a escuchar además otras cosas, con personas de distintos acentos y que conversen sobre temas variados. Para ello, YouTube es una mina donde encontrar todo tipo de gente que habla de forma natural, y te permite, por ejemplo, seguir a un videobloguero o a un youtuber que trate de temas que te interesen (moda, música, etc.). Probablemente al principio te cueste bastante, pero a medida que vayas acostumbrándote a su acento y al vocabulario específico verás que te resulta más sencillo. Lo importante es tratar de captar las ideas principales. ¡Y lo mejor es que si no entiendes algo, siempre puedes volver a escucharlo!

3. Prepárate para los exámenes

Es posible que estés preparándote para algún examen oficial de nivel B1. En ese caso, no dejes de mirar nuestra entrada sobre cómo prepararte para el examen del B1 de inglés. Es muy importante que te familiarices con el tipo de tareas que tendrás que realizar durante la parte de comprensión auditiva. La mayoría de los ejercicios del examen están destinados a comprobar o bien si entiendes la idea principal o bien cuál es tu capacidad para recabar información más concreta (fechas, números, etc.).

Aunque te enfrentes a una comprensión auditiva verdaderamente difícil, hay algunas estrategias generales que pueden ayudarte a triunfar. La primera es: ¡nada de pánico! Muchas veces, los alumnos escuchan un audio e inmediatamente piensan: “No tengo ni idea de lo que están diciendo. ¡No entiendo nada!”. Si quieres evitar esta situación, haz lo siguiente:

  • Predice: lee las preguntas y piensa en el tipo de información que puede que oigas. Lee también cuidadosamente la introducción a la tarea, que te aportará información fundamental sobre lo que vas a escuchar.
  • Subraya las palabras clave del ejercicio: no es necesario entenderlo todo, solo las partes del audio que respondan a la pregunta, así que céntrate en esas. En este nivel, las preguntas deberían seguir el orden del audio, por lo que si te atascas en una, pasa a la siguiente.
  • Toma notas mientras escuchas (o tacha las opciones que crees con seguridad que NO son correctas), y estate preparado para cambiar de opinión durante la segunda escucha.

¿Necesitas más ideas sobre estrategias para exámenes y cómo practicarlas online?

4. Escucha cómo suena el inglés

Haz un esfuerzo por escuchar inglés auténtico. Aparte del material que ya hemos mencionado, trata de ver series de televisión o películas en inglés. Algunos alumnos piensan que esa es una especie de varita mágica para aprender inglés sin esfuerzo; por desgracia, no es así, pero sí que puede entrenar tu oído para saber cómo suena el inglés real. Si ves una peli en inglés (con subtítulos en tu propio idioma), te ayudará a acostumbrarte a la entonación inglesa. Yo misma he comprobado muchas veces que además de mejorar la comprensión, puede hacer maravillas igualmente con la pronunciación y el vocabulario. Empieza quizá con un título que ya hayas visto, de manera que la historia te sea familiar, y no te preocupes por tener los subtítulos puestos, ya que te ayudarán a progresar.

Otra opción es el popular sitio web lyricstraining, en el que puedes oír tus canciones preferidas mientras vas completando la letra. Puede ser una muy buena forma de practicar cómo suenan las palabras cuando se unen entre sí al hablar de forma natural (lo que llamamos “connected speech”). Empieza con algo sencillo y ve aumentando la dificultad. Eso sí, una advertencia: ¡las canciones pop no siempre ofrecen una gramática perfecta, y las letras no siempre tienen sentido!

Si sigues estas recomendaciones y escuchas en inglés todo lo posible, con la mayor variedad posible, te será cada vez más fácil entender incluso cosas bastante complicadas. Pero lleva su tiempo, así que… ¡paciencia y a seguir practicando!

Cath McLellan

Es profesora de adultos, niños y jóvenes en el centro del British Council en Barcelona. Lleva enseñando inglés desde 2003, principalmente en España, pero también en estancias cortas en Japón, Italia y Hong Kong. Redacta materiales sobre inglés como lengua extranjera y trabaja como coordinadora en TeachingEnglish. En su tiempo libre le gusta visitar nuevos lugares en España y el extranjero, escribir sobre diferentes temas, cocinar y escapar de la ciudad de vez en cuando para disfrutar paseando.

También te puede interesar...