Por Sheona Smith

28 febrero 2019 - 15:42

Aprobar un examen de inglés de nivel B2 no es pan comido, así que hoy voy a ofrecerte algunos consejos sobre cómo prepararte y cómo sacar buena nota en el First y el First para niños y jóvenes de Cambridge.

Si llevas un tiempo estudiando y ya posees el nivel B1 (PET / Intermedio), puede que estés en disposición de enfrentarte al reto que supone el examen del First, en el que tienes que demostrar que eres un usuario independiente, capaz de comunicar tus ideas y manejarte bien en inglés en temas diversos, tanto de forma oral como por escrito.

Un idioma constituye un todo orgánico, en el que los distintos elementos están interrelacionados, pero para planificar tu preparación del examen es necesario practicar por partes, en áreas concretas en las que puedas trabajar.

Ante todo, tienes que reflexionar sobre cuáles crees que son tus fortalezas y debilidades respecto a cada una de las cuatro destrezas del idioma. Si te atrae el mundo empresarial o la planificación, quizá hayas oído hablar del análisis DAFO, que vamos a adaptar para ir organizando tu preparación. ¡A por ello!

Análisis DAFO

  • D – Debilidades

Siéntate, coge algo para escribir y piensa qué aspectos del aprendizaje del inglés tienes que mejorar sí o sí. Puede que sea una de las cuatro destrezas, como la comprensión auditiva; o que la comprensión lectora en inglés a este nivel te lleve más tiempo del que te gustaría, o quizá te cuesten los phrasal verbs. Es fundamental que encuentres cuatro o cinco áreas que necesites mejorar.

  • A – Amenazas

Este campo tiene que ver con analizar lo que puede impedir que alcances tu objetivo. Así que tómate un rato para valorar cuánto tiempo del que necesitas para prepararte para el First te roban Netflix, el móvil o las redes sociales. Asimismo, este apartado puede incluir la motivación, de modo que si te encuentras bajo de ánimos o no ves muy claros tus progresos, quizá sea mejor dejarlo por un tiempo y retomarlo cuando te sientas con más fuerzas para estudiar. O intenta buscar a alguien que, como tú, se esté preparando para el First (¡esta es una idea que puedes incluir entre tus Oportunidades, como veremos más abajo!).

  • F- Fortalezas

Frente a las Debilidades, aquí se trata de encontrar qué áreas se te dan especialmente bien. Puede ser memorizar canciones, recordar expresiones o incluso saber formar frases en condicional. Lo importante es que, de nuevo, identifiques cuatro o cinco cosas en las que te sientas fuerte, para que puedas gestionar mejor tu tiempo y centrarte en mejorar aquellas en que tengas más inseguridad.

  • O – Oportunidades

En este caso es necesario que descubras tipos de ejercicios, tiempo y herramientas que te ayudarán a prepararte mejor. ¿Cuántos necesitas? ¡Sí, por lo menos cuatro o cinco! Esto implica encontrar tiempo para prepararte para el examen, ver cómo deberías organizarte para aprovechar mejor ese tiempo y localizar libros u otros recursos que te ayudarán a alcanzar tu objetivo de sacarte el First. 

Ahora que ya sabes dónde te encuentras en relación con tu nivel de inglés y las oportunidades que tienes para prepararte, ¡es hora de empezar con nuestros consejos y recomendaciones!

Mejorar tu vocabulario

Mi primera recomendación para ampliar tu vocabulario es aumentar el contacto con él. Es decir, sumergirte en el idioma: leer contenidos en inglés, escuchar pódcast y charlas de TED en inglés, ver películas y series por internet en inglés, etc., etc., etc. ¿Captas la idea?

No obstante, el contacto con todo este inglés no te ayudará a retener la totalidad del vocabulario que aprendas o reactives. Es necesario hacer un esfuerzo consciente para almacenar en tu cerebro esas palabras y especialmente esas expresiones que escuches o leas. Encontrarás muchas más ideas en la estupenda entrada que escribió Colm Boyd en nuestro blog sobre técnicas para repasar vocabulario.

Merece la pena invertir en un cuaderno donde puedas tomar nota de todos los términos y expresiones que vayas descubriendo. Si sigues este consejo, te comprometes a anotar las frases que oigas o leas y a hacerte más adelante un pequeño “examen” sobre ellas, pues para mejorar tu vocabulario es imprescindible que cuando pase un tiempo compruebes que eres capaz de recordarlo. Llevando el cuaderno a mano (o su versión digital), te será fácil repasarlo poco a poco aprovechando los ratos tontos que normalmente dedicarías a mirar tus wasaps.

Si tienes un libro electrónico, úsalo para incrementar tu vocabulario y tomar notas sobre las frases nuevas que vayas encontrando. 

¿Quieres ponerte a prueba y ver si estás progresando? Hay miles de aplicaciones y sitios web que pueden ayudarte. A mí me encantan Quizlet y Memrise, pero también tienes el Vocabulary Challenge del British Council, y con Johnny Grammar’s Word Challenge ¡no puedes equivocarte!

Candidato de exámenes de Cambridge examinándose con el British Council

Mejorar tu gramática

Al haber comenzado con el vocabulario y con tu mayor contacto con el inglés habrás empezado también a trabajar la gramática (¿recuerdas lo que dijimos de que todo estaba relacionado?). Esas frases que has ido apuntando incluirán estructuras gramaticales, así que empecemos identificando cuáles te dan problemas. Mira en tu cuaderno y encuentra todo aquello relacionado con la gramática que te genere inseguridad. Si te gusta emplear nuevas tecnologías siempre encontrarás vídeos y consejos útiles sobre gramática que te ayudarán a aclarar tus dudas.

Hay personas que dicen que no es bueno traducir, y yo estoy de acuerdo… hasta un cierto punto. Porque la curiosidad natural es algo muy útil, así que piensa en algo que te gustaría saber decir en inglés, escríbelo en tu lengua materna y después trata de expresarlo en inglés. Ojo, evidentemente no vale hacer trampas con el traductor de Google; simplemente mira qué estructura es y trata de averiguar, con los conocimientos que ya tienes, cuál es su equivalente.

Es posible que tengas libros de texto de otros años, y que hayas señalado alguno de ellos entre los recursos útiles para el apartado de Oportunidades que vimos antes. Rescátalos y busca qué capítulos o ejercicios te conviene practicar según lo que hayas identificado como Debilidades. Practicar con ejercicios es un modo muy eficaz de sustentar el aprendizaje y de ayudarte a retener las estructuras gramaticales, así que no dudes en desempolvar tu viejo ejemplar de English Grammar in Use. Y, si lo necesitas, métete con este repaso rápido de gramática esencial.

No olvides que la sección de Use of English del First es la parte que más dificultades suele plantear a quienes se presentan al examen, según mi experiencia, así que merece la pena centrarte en aprender y practicar una serie de estructuras gramaticales complejas con las que conseguirás la versatilidad que necesitas para transformar esas frases endemoniadas y rellenar todos los huecos que se te pongan por delante.

Mejorar las cuatro destrezas

Cuando hablo de destrezas me refiero a la comprensión auditiva y lectora y a la expresión oral y escrita. Espero que, si has optado por poner en inglés Netflix y YouTube, por ejemplo, ya estarás afinando tu oído, pero es importante comprobar si eres capaz de entender detalles concretos de lo que oyes, y no solo quedarte con la idea general. Este es un aspecto muy importante en la parte de comprensión auditiva del First, en la que tienes que centrarte en información concreta para descifrar el mensaje del hablante.

A este nivel, necesitas dedicar un tiempo para hacer ejercicios específicos de comprensión auditiva. Si esta es una de tus áreas más débiles, échale una ojeada a estas pistas para mejorar el listening en el nivel B2 de Cath McLellan.

Escuchar por placer puede servirte de ayuda también para la expresión oral y, en concreto, para la pronunciación. Si no me crees, compruébalo en esta otra entrada de Colm Boyd sobre lo mucho que se puede aprender con canciones.

En el caso de que sea la expresión escrita lo que debes pulir, un buen lugar para empezar es el sitio web Write and Improve, de Cambridge, que corregirá automáticamente tu redacción y te señalará los aspectos en que tienes que centrarte. Además, en la página de LearnEnglish encontrarás muchas oportunidades de practicar la escritura, con modelos para los distintos tipos de tareas que se exigen en el First.

La comprensión lectora es otra de las áreas en las que puedes trabajar mientras amplías tu vocabulario pero, de nuevo, es importante que te asegures de leer textos variados: descripciones narrativas, entradas de blogs, artículos y resúmenes, así como mensajes informales y documentos más formales, que igualmente te servirán para mejorar tu expresión escrita. Aquí encontrarás ejemplos de textos como los del examen, aunque también es muy buena idea crear tu “lista de lectura” personal que puedes ir completando y a la que puedas echar un ojo por placer. Para los amantes de lo digital os aconsejo Flipboard o Issuu, que ponen a tu disposición muchísimos textos variados que podrás marcar como tus favoritos.

Incrementar tu confianza

Si estás estudiando de forma independiente, puede ser difícil mantener la motivación. Por eso te recomiendo vivamente que al menos busques algún tipo de grupo con el que puedas comunicarte en los momentos en que te sientas desmotivado. ¿Por qué no sigues la cuenta de Facebook del British Council en España? Y si eres más de Instagram, encontrarás otros consejos y recomendaciones en la cuenta global de Instagram del British Council.

Preparación para el examen

Quizá sientes que preparar el examen por tu cuenta es demasiado y quieres completar todas esas buenas costumbres que ya has adquirido. En ese caso, puede que la mejor opción sea escoger un curso de preparación para el examen. Este tipo de cursos te ayudarán a entender qué es lo que se pide en el examen, y a darte cuenta de en qué partes vas mejor y en cuáles tienes que mejorar. Además, contarás con el apoyo de tu profesor y de tus compañeros para superar los momentos más difíciles y la frustración que esos interminables phrasal verbs pueden generar. Y si te matriculas en un curso para preparar el First con el British Council, tendrás acceso asimismo a un curso gratuito de preparación online de 30 horas llamado Road to Success. Tienes más información en esta entrada que escribí hace un tiempo sobre cómo preparar el certificado B2 de inglés.

Hagas lo que hagas y como lo hagas, ¡no te rindas y convierte el tiempo de estudio en una experiencia agradable!

Sheona Smith

Es profesora y formadora de profesores en el centro del British Council en Palma de Mallorca, donde trabaja desde 2008. Le gusta su trabajo porque le permite conocer a alumnos con diferentes perfiles y edades. También es examinadora de Cambridge y una gran admiradora de la enseñanza y el aprendizaje online. Además, ejerce como moderadora de los cursos de la web TeachingEnglish desde 2011. En su tiempo libre disfruta leyendo y haciendo excursiones por la montaña con su familia.

También te puede interesar...