Por Cath McLellan

27 septiembre 2018 - 17:07

Grupo de estudiantes hablando inglés en una clase de conversación del British Council

La comprensión auditiva puede ser una destreza lingüística difícil de mejorar. Cuando no entendemos algo, no tenemos demasiada motivación para escucharlo… pero, a menos que nos planteemos enfrentarnos en serio a cosas más difíciles, está claro que no mejoraremos. Es el clásico círculo vicioso.

En nuestra entrada Cómo practicar tu listening por internet te desgranamos las formas más interesantes de aprovechar la red para mejorar tu comprensión auditiva. Y en Practica el listening para el B1 de inglés te dimos bastantes sugerencias para ejercitarte fuera del aula que, naturalmente, también pueden aplicarse para el B2. Hoy, sin embargo, vamos a centrarnos más en algunas de las habilidades necesarias para conseguir entender los ejercicios de listening del denominado “nivel avanzado”.

Según el Marco común europeo de referencia para las lenguas, en el nivel B2 el alumno debería ser capaz de “comprender discursos y conferencias extensos, e incluso seguir líneas argumentales complejas…; comprender casi todas las noticias de la televisión y los programas sobre temas actuales…; comprender la mayoría de las películas en las que se habla en un nivel de lengua estándar”. No son tareas sencillas en absoluto y, para llevarlas a cabo, lo primero que necesitas es, evidentemente, escuchar audios reales y variados. Pero ¿qué habilidades se necesitan para ello?

1. Deducir

Escuchar implica descifrar y, si quieres llegar a comprender lo que se ha dicho, necesitarás emplear todas las pistas de las que dispongas. Una manera de lograrlo es utilizar lo que ya sabes, junto a la información que puedas entender, con el fin de deducir lo que no esté claro. Muchas veces, la comprensión auditiva (incluso en tu propia lengua) implica “rellenar los huecos”. Imagina que estás charlando con uno de tus amigos en un bar donde haya mucho jaleo. Lo más probable es que no alcances siquiera a oír todo lo que te está diciendo. Pero a partir del contexto puedes obtener bastante información útil.

Pongamos como ejemplo este fragmento de una conversación:

“... so we went to the …… but the film was …..., I …… fell asleep, and it was …….. – I spent 30 pounds on the tickets!” (“... así que fuimos al ......... pero la película era ........., yo ......... me quedé dormido, y era .........: ¡las entradas me costaron 30 libras!”).

Si leemos (¡o escuchamos!) esta conversación, seguramente nos hagamos una idea bastante acertada de lo que esta persona está comentando, y cuáles pueden ser las palabras clave que faltan (cinema, boring, expensive). Eso es porque sabemos que las películas se proyectan en los cines, y que el verbo “go” se utiliza con “cinema”. Es posible que la película fuera aburrida, ya que la persona se quedó dormida, y 30 libras es mucho dinero (por tanto, fue caro).

Además de mediante las palabras y el contenido, también podemos deducir información por el tono de voz. Las emociones, las vacilaciones y hasta la ironía o el sarcasmo en el tono de voz que podamos identificar pueden ser a veces indicios más claros de lo que quiere decir el hablante que las palabras por sí mismas.

 2. Predecir

Igualmente, predecir lo que puede que oigamos nos ayuda a prepararnos y a activar nuestro vocabulario, capacitándonos para entender mejor lo que se avecina. En muchas situaciones cotidianas el léxico se repite y sigue fórmulas, así que, aunque no entiendas exactamente lo que alguien te ha dicho, puedes responder empleando las palabras que ya sabes. Por ejemplo, cuando llegas al mostrador de facturación en el aeropuerto, el auxiliar que te atiende siempre pregunta: “Are you checking in any luggage today?” (“¿Va a facturar algo?”), o “Would you like a window or aisle seat?” (“¿Quiere asiento de ventana o de pasillo?”). Podemos predecir estas preguntas, y así estar preparados mentalmente para lo que vamos a oír, de manera que entenderlo (y responder adecuadamente) nos resultará más sencillo.

Del mismo modo, si te enfrentas a un listening en clase o en un examen, lo primero que deberías hacer es leer cuidadosamente las preguntas y, a partir de ellas, empezar a pensar y predecir el tipo de vocabulario que probablemente aparecerá. A menudo, si tienes que completar los datos que faltan, puedes adivinar la respuesta correcta incluso antes de escuchar el audio.

Estas habilidades pueden ayudarte a evitar el sentimiento de pánico que produce el hecho de no entender lo que estás escuchando. Pero ten cuidado: hay veces en que la gente dice algo completamente inesperado, ¡y ahí la predicción no te ayudará!

Students learning English with computers
©

British Council

3. Acostumbrarse al connected speech

Un aspecto del habla cotidiana que suele costar a los estudiantes de inglés es el connected speech (cuando las palabras y los sonidos se fusionan al hablar de forma natural). Muchos de mis alumnos se quejan con frecuencia de que “los ingleses hablan muy deprisa”, cuando en realidad no siempre es la velocidad la que hace que les cueste seguir a los nativos (¿o no te has fijado en lo rápido que habláis los españoles entre vosotros?), sino el hecho de que las palabras se juntan, algunos sonidos desaparecen y otros cambian cuando están conectados. No te pierdas los ejemplos que aparecen en esta web: es importante ser consciente de estos aspectos, ya que te ayudarán a descifrar lo que escuches.

4. Prestar atención al lenguaje corporal (cuando sea posible)

Otra habilidad muy interesante es aprender a “leer” el lenguaje corporal y las expresiones faciales, que aportan pistas muy valiosas sobre lo que puede estar diciendo una persona y cómo puede que se sienta mientras habla. Por supuesto, en clase muchas veces no hay ocasión, ya que a menudo lo que se escucha son grabaciones de voz, pero en la vida diaria podrás entender muchas cosas a partir de los gestos, las expresiones y el movimiento del cuerpo.

¿Cómo puedo practicar estas habilidades?

  •  Con material diseñado para estudiantes de inglés

Para mejorar en el listening puedes utilizar, por ejemplo, materiales diseñados específicamente para estudiantes de inglés, que tienen la ventaja de que reflejan el tipo de tareas y el nivel que encontrarás en el aula o en los exámenes oficiales, y están pensados para ayudarte a practicar algunas de esas habilidades de las que hemos hablado.

El British Council te ofrece una serie de material gratuito online de diversos temas que puedes usar con este fin. Elige un tema que te interese y prueba a realizar las actividades. Yo te aconsejaría que escogieras también temas que no te interesen tanto, pues, por supuesto, son precisamente aquellos con los que necesitarás más ayuda porque el contenido y el vocabulario concreto te resultarán más desconocidos. Recuerda que a este nivel deberías ser capaz de entender asimismo a personas que hablan de temas con los que estás menos familiarizado.

Puedes echarle un vistazo igualmente a estos pódcast y series web para practicar el listening a distintos niveles, y a las actividades que incluyen.

  • Con audios reales

Además, con este nivel necesitas practicar escuchando material auténtico, es decir, películas, música, series de televisión, programas de radio, pódcast e incluso conversaciones de la vida real. En resumen, todo aquello que no está pensado para ayudarte con el aprendizaje del inglés.

La ventaja de este tipo de comprensión auditiva es que te prepara mucho mejor para lo que probablemente escucharás en el mundo real, y te obliga a desarrollar al máximo tu potencial. Cuando veas programas de televisión o películas, es buena idea activar los subtítulos (en inglés o en español). Algunos alumnos tienen la idea de que eso es como hacer trampas; yo personalmente opino que con ellos disfrutarás (y entenderás) mucho más, y seguirás escuchando y practicando todas las habilidades que hemos ido mencionando, como deducir palabras, descifrar el connected speech y predecir el contenido.

Cultiva el hábito de escuchar algo en inglés en tu tiempo libre por placer. Al igual que la lectura, es una forma estupenda de aprender casi sin darte cuenta. A través de pódcast, música y cine disfrutarás de lo lindo, y con todo el material al que puedes acceder de forma gratuita, ¡no hay excusa para no empezar!

Cath McLellan

Es profesora de adultos, niños y jóvenes en el centro del British Council en Barcelona. Lleva enseñando inglés desde 2003, principalmente en España, pero también en estancias cortas en Japón, Italia y Hong Kong. Redacta materiales sobre inglés como lengua extranjera y trabaja como coordinadora en TeachingEnglish. En su tiempo libre le gusta visitar nuevos lugares en España y el extranjero, escribir sobre diferentes temas, cocinar y escapar de la ciudad de vez en cuando para disfrutar paseando.

También te puede interesar...