House of Kings and Queens © Lee Price

A través de una exposición fotográfica sugerente en la galería Humber Street Gallery de Hull, el fotógrafo Lee Price nos muestra la vida de la comunidad LGBT+ de Sierra Leona.

La exposición, titulada The House Of Kings And Queens, formaba parte de una colaboración continua con la ciudad hermanada con Hull de Freetown, en Sierra Leona, y se celebró a comienzos de año para celebrar el 50 aniversario de la Ley de delitos contra la integridad sexual de 1967, que supuso la despenalización de la homosexualidad en el Reino Unido.

El título de la exposición hace referencia a una casa perteneciente a una mujer joven transexual que se convirtió en un santuario para la comunidad LGBT+ de Freetown, donde la homosexualidad sigue siendo ilegal. Las impactantes imágenes de Lee Price ofrecen una mirada de The House, cuyos habitantes pueden vivir sin represión, y nos ofrece una idea sobre lo que significa ser gay en Freetown.

En esta entrevista, Price nos cuenta cómo organizó esta exposición.

¿CÓMO DESCUBRISTE THE HOUSE EN FREETOWN?

Conté con alguien que me ayudó durante mi estancia en Freetown, alguien de allí cuyo trabajo era ayudarme a encontrar temas, enseñarme dónde encontrar las cosas, cómo funcionaba todo y hacer de intérprete en conversaciones con aquellas personas que no hablaban inglés. Dio la casualidad de que conocía a una mujer transexual y, durante mi primera noche en Freetown, me llevó a verla competir en un concurso de belleza para transexuales. Estos concursos forman parte de la cultura gay de Freetown, y algunos atraen a una gran parte de la comunidad gay, a pesar de ser un secreto.

Al día siguiente fuimos a visitarla, y fue entonces cuando descubrí que usaba su casa como un santuario para los miembros de la comunidad LGBT+ que necesitaban un lugar seguro al que acudir. Supe casi de forma instantánea que quería basar mi trabajo en esa casa, así que empecé a pasar todos los días allí para conocer su importancia y lo que significaba para la gente que vivía allí.

¿CUÁL FUE LA REACCIÓN DE LOS MIEMBROS DE THE HOUSE ANTE EL PROYECTO?

Algunos se mostraron un poco recelosos al principio y puedo entender por qué. La mayoría estaban acostumbrados a vivir vidas bastante reservadas y a no abrirse a extraños acerca de su sexualidad, así que creo que la idea de que alguien a quien no conocían entrara en su casa con una cámara les pareció un poco inquietante al principio. Una vez que expliqué que no aparecería ningún rostro en las imágenes y que estaba allí para hacer visible su situación, así como la de la comunidad gay de Sierra Leona, pronto se sintieron cómodos delante de la cámara y dieron la bienvenida al proyecto como una forma de mostrar al mundo el trabajo que debía hacerse en relación a los derechos de los homosexuales en África.

¿QUÉ NOS PUEDES CONTAR ACERCA DE LAS VIDAS DE LOS MIEMBROS DE THE HOUSE?

La vida para la comunidad LGBT+ de Freetown, y Sierra Leona en su conjunto, es complicada. Se les suele negar la atención sanitaria o la entrada a las tiendas por miedo a que su dinero acarree mala suerte. Se ven sometidos a amenazas de abusos físicos y verbales, se les margina diariamente y, para algunos, puede resultar difícil seguir mostrándose positivos acerca de su situación.

©

The House of Kings and Queens Install Shot | Lee Price  © Tom Arran

The House of Kings and Queens Install Shot | Lee Price  © Tom Arran
The House of Kings and Queens Install Shot | Lee Price  © Tom Arran
The House of Kings and Queens Install Shot | Lee Price  © Tom Arran
The House of Kings and Queens Install Shot | Lee Price  © Tom Arran

¿TE CHOCÓ O SORPRENDIÓ ALGO DE THE HOUSE O DE LAS PERSONAS PARA LAS QUE SUPONÍA UN SANTUARIO?

Tras haber pasado tiempo en Uganda explorando cómo era la vida allí para la comunidad LGBT+, no me sorprendieron realmente las dificultades a las que se enfrentan las minorías en Sierra Leona. La mayoría de los países africanos son de la opinión de que la homosexualidad "no es africana" y los prejuicios hacia la comunidad LGBT+ es algo común en todo el continente.

Pero lo que me sorprendió fue la resiliencia que viví por parte de los miembros de la casa y la comunidad en su conjunto. Aunque son muy conscientes de la amenaza a la que se enfrentan por parte de personas que no están de acuerdo con su modo de vida, permanecen fieles a su identidad y no dejan que su lucha diaria les afecte o al menos no en exceso. Están agradecidos por la libertad y la seguridad que la casa les proporciona, y por el amor y la ayuda que reciben de las personas que les rodean.

TU TRABAJO SE CENTRA SOBRE TODO EN EL TEMA DE LA SEXUALIDAD. ¿ESTE PROYECTO TE PARECIÓ DIFERENTE A TU TRABAJO ANTERIOR?

Al contrario que en mi trabajo anterior, este proyecto representaba más una celebración de la resistencia y el compañerismo. Por supuesto, quería resaltar las dificultades a las que estas personas se enfrentan en su día a día. No se puede realmente hablar de ser gay en Sierra Leona sin comentar la hostilidad a la que se enfrentan, pero no quería que ese fuera el mensaje principal. En lugar de eso, quise centrarme en el valor de las personas de la comunidad gay y la solidaridad que proporciona la casa.

¿QUÉ PREGUNTAS ESPERAS QUE SURJAN DE ESTE PROYECTO?

Este año celebramos 50 años desde que se despenalizara la homosexualidad en el Reino Unido y los avances que hemos logrado desde entonces en relación a los derechos de los homosexuales británicos. Eso no quiere decir que no haya más trabajo que hacer. Incluso aquí, los prejuicios siguen estando muy presentes y no deberíamos sentirnos demasiado agradecidos hasta que dejen de estarlo.

Sin embargo, podemos ver que nuestra situación en el Reino Unido se encuentra a años luz de la situación de las comunidades LGBT+ de lugares como Sierra Leona. Aquí, y en muchas otras partes del mundo, aún son necesarios muchos avances, y espero que este proyecto ayude a arrojar más luz sobre este asunto internacional relacionado con los derechos humanos y que surjan debates sobre el maltrato de personas debido a su sexualidad, no solo en otros países, sino también en el nuestro.

Puedes leer el artículo original completo de Nicola Taylor en el sitio web de la galería Humber Street Gallery .