Por Cath McLellan

29 diciembre 2017 - 09:33

New Year's resolutions
©

Imagen de Glenn Carstens-Peters para Unsplash.com

Enero conlleva muchas cosas: la vuelta al trabajo o al cole tras las esperadas vacaciones, el sentimiento de haberse excedido durante las fiestas (como nos confirma la cintura de los pantalones) y, por supuesto, el nuevo año.

Es el momento en que tradicionalmente nos hacemos propósitos de qué vamos a hacer para mejorar el mundo y a nosotros mismos en el año que empieza. Pero muchas veces resulta difícil sentirse motivado con esas mañanas todavía frías y oscuras, cuando se van apagando las luces de Navidad y se guardan los adornos. La mayoría de los propósitos de Año Nuevo (New Year's resolutions) no se llevan a término, aunque también es cierto que el simple hecho de pensar cómo queremos mejorar o cambiar puede ser útil al comienzo del año. 

A algunas personas les puede ayudar el hecho de hacer públicos sus buenos propósitos, como un acicate para cumplirlos. Para otros, marcarse pequeñas metas es una buena forma de mantenerse en la dirección correcta. Aquí te planteamos seis propósitos que quizá quieras considerar para este año, y por si uno de los de tu lista es “mejorar mi inglés”… los hemos organizado en forma de phrasal verbs.

1. Give up something, por ejemplo, “I'm going to give up smoking!” (“Voy a dejar de fumar).

Muchos propósitos van acerca de “giving up” (dejar, abandonar) algo, que no quiere decir “tirar la toalla” (en inglés, “throwing in the towel”), sino renunciar a nuestros malos hábitos. Lo más habitual en estos casos suele ser, naturalmente, el tabaco, el alcohol o el café. Se trata de una decisión bastante radical, especialmente tras las fiestas, y muchas personas solo mantienen estas intenciones durante unos pocos días. Si quieres dejar algo del todo, puede que este no sea el mejor momento; una opción mejor podría ser… 

2. Cutting down on, por ejemplo, “I'm going to cut down on eating sweets” (“Voy a comer menos caramelos”).

Cutting down on something (moderarse, reducir el consumo de algo) es seguramente un objetivo más realista para la mayoría de la gente. Algunas de las cosas que podrías “cut down on” serían el alcohol, el chocolate, los caramelos, los postres, el café y todo aquello que consumas en exceso. Como hemos mencionado más arriba, probablemente sea una buena idea marcarse algún tipo de meta concreta, como “I'll cut down to two coffees a day” (“Voy a reducir a dos cafés al día”), en vez de proponerse algo demasiado general.

Si reduces un hábito lo suficiente, podrías llegar a “cut it out” o “give it up completely” (es decir, suprimirlo del todo). Entre las resoluciones más típicas están seguir una alimentación más sana, ponerse a dieta o perder peso, pero son objetivos difíciles de alcanzar para los que se requiere mucha determinación. Por eso conviene empezar por algo accesible y ser realista. “Cutting down”, sin embargo, no se refiere únicamente a la comida: actualmente, muchas personas tratan de moderarse en el uso del móvil o de las redes sociales. Lo importante es fijarse un objetivo (eso sí, ¡asegúrate de añadir tus blogs y aplicaciones favoritas a tus marcadores!).

New Year's resolutions

3. Knuckle down, por ejemplo, “I'm going to knuckle down at school” (“Voy a ponerme a trabajar en serio en clase”).

Otra intención muy generalizada a principios de año es dedicar más tiempo a crecer como persona, en tus estudios o tus perspectivas profesionales, o simplemente conseguir objetivos que tenías pendientes desde hace tiempo. Ya sea estudiar más, ponerte en forma o cambiar la decoración de tu casa, tu motivación puede nacer del deseo de no estar exactamente igual dentro de un año. Es lo que en inglés llamamos “knuckling down” (ponerse a trabajar en serio), y aunque dedicarse a estos objetivos pueda no ser emocionante o divertido, te sentirás aliviado y orgulloso de ti mismo cuando por fin los taches de tu lista de cosas por hacer.

4. Taking up something, por ejemplo, “I'm going to take up cycling!” (“Voy a empezar a montar en bici”).

Los propósitos no tienen que limitarse a las cosas que vamos a dejar de hacer. Sería estupendo empezar el año centrándonos también en cosas positivas que podamos comenzar a hacer, como una nueva afición, un deporte u otra actividad lúdica. Si decides “take up” (empezar) una actividad nueva, debería ser algo para lo que tengas tiempo, que te interese y que realmente quieras hacer. Dedicar tiempo a cosas ajenas al trabajo puede aportarte un cambio de aires y un “descanso” muy necesarios, dos buenos motivos para empezar a aprender un idioma (¡por supuesto!), hacer alguna actividad física (yoga, pilates, baile, fútbol), aprender a tocar algún instrumento o iniciarte en la fotografía o en alguna otra disciplina artística.

5. Lighten up, por ejemplo, “Don’t worry about it - lighten up!” (“No te preocupes por eso, ¡relájate!”).

Hoy en día, leer el periódico puede ser deprimente. Parece que solo hay noticias de dos tipos: malas o peores. Por ello es importante acordarse de disfrutar de lo que tenemos, quizá realizando algo más excepcional (como viajar, comer fuera o ir a darnos un masaje) o haciendo cosas sencillas como ver un programa que nos haga reír, ir a dar un agradable paseo o escuchar música que aún no hayamos tenido ocasión de oír. “Lightening up” implica también buscar el lado divertido de las cosas (incluso de las que nos ocurren a nosotros) y no tomarnos la vida o a nosotros mismos demasiado en serio. El estrés tiene un impacto negativo en nuestra salud física y mental, y hacer lo que podamos para disfrutar de las pequeñas cosas de la vida puede suponer un gran cambio.

6. Take part, por ejemplo, “If there’s a local project, I’m taking part!” (“Si hay algún proyecto por mi zona, voy a participar”).

De acuerdo con algunos estudios, dedicar algo de nuestro tiempo a los demás puede tener un efecto beneficioso en nuestro propio bienestar. Hay muchas maneras de “take part” (tomar parte, participar) en tu entorno: puedes hacerte voluntario para echar una mano (“help out”) en un refugio de animales, o para hacer intercambio de idiomas (con el que podrás mejorar tu nivel en otro idioma además de ayudar a otra persona con el suyo), o quizá prefieras enseñar algún deporte, o incluso irte de voluntario al extranjero, que también puede ser una manera fantástica de mejorar rápidamente tu inglés.

Tanto si decides unirte a algún equipo deportivo, aprender a tocar la guitarra o sacarte un título, o simplemente encontrar tiempo durante la semana para escuchar discos nuevos, con un poco de fuerza de voluntad podrás cumplir tus propósitos de Año Nuevo, y 2019 será un gran año. Happy New Year!

Cath McLellan

Es profesora de adultos, niños y jóvenes en el centro del British Council en Barcelona. Lleva enseñando inglés desde 2003, principalmente en España, pero también en estancias cortas en Japón, Italia y Hong Kong. Redacta materiales sobre inglés como lengua extranjera y trabaja como coordinadora en TeachingEnglish. En su tiempo libre le gusta visitar nuevos lugares en España y el extranjero, escribir sobre diferentes temas, cocinar y escapar de la ciudad de vez en cuando para disfrutar paseando.

También te puede interesar...